LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN

LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN

Soy Católico - No al halloweenAnte todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas:

¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos en las puertas, etc.)? Respecto de la conducta de los demás se puede leer el criterio de Nuestro Señor Jesucristo en Lc 6,31.

¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño que para “divertirse” ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmente con el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la televisión y el cine identifican estos disfraces con personajes contrarios a la sana moral, a la fe y a los valores del Evangelio.? Veamos qué dice Nuestro Señor Jesucristo del mal y lo malo en Mt. 7,17. Mt. 6,13. La Palabra de Dios nos habla de esto también en 1ª Pe. 3, 8-12.

¿Cómo podemos justificar como padres de una familia cristiana que nuestros hijos, el día de Halloween hagan daño a las propiedades ajenas? ¿No seríamos totalmente incongruentes con la educación que hemos venido proponiendo en la cual se debe respetar a los demás y que las travesuras o maldades no son buenas? ¿No sería esto aceptar que, por lo menos, una vez al año se puede hacer el mal al prójimo? ¡Qué nos enseña Nuestro Señor Jesucristo sobre el prójimo? Leamos Mt. 22, 37-40

Con los disfraces y la identificación que existe con los personajes del cine … ¿no estamos promoviendo en la conciencia de los pequeños que el mal y el demonio son solo fantasías,  un mundo irreal que nada tiene que ver con nuestras vidas y que por lo tanto no nos afectan? La Palabra de Dios afirma la existencia del diablo, del enemigo de Dios en St. 4,7  1ª Pe 5,18  Ef. 6,11  Lc. 4,2  Lc. 25, 41

¿Qué experiencia religiosa o moral queda después de la fiesta del halloween?

¿No es Halloween otra forma de relativismo religioso con la cual vamos permitiendo que nuestra fe y nuestra vida cristianas se vean debilitadas?

Si aceptamos todas estas ideas y las tomamos a la ligera en “aras de la diversión de los niños” ¿Qué diremos a los jóvenes (a quienes durante su infancia les permitimos jugar al Halloween) cuando acudan a los brujos, hechiceros, médiums, y los que leen las cartas y todas esas actividades contrarias a lo que nos enseña la Biblia?

Es que nosotros, como cristianos, mensajeros de la paz, el amor, la justicia, portadores de la luz para el mundo ¿podemos identificarnos con una actividad en donde todos sus elementos hablan de temor, injusticia, miedo y oscuridad? Sobre el tema de la paz podemos leer Fil. 4,9  Gál. 5,22. Ver qué dice Jesús sobre esto en Mt. 5,14  Jn. 8,12

Si somos sinceros con nosotros mismos y buscamos ser fieles a los valores de la Iglesia Católica, llegaremos a la conclusión de que el Halloween no tiene nada que ver con nuestro recuerdo cristiano de los Fieles Difuntos, y que todas sus connotaciones son nocivas y contrarias a los principios elementales de nuestra fe.

Anuncios

LECTURAS MIERCOLES 27 DE AGOSTO 2014

Lectura de la Segunda Carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 3,6-10.16-18.
Les ordenamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no traten con los hermanos que lleven una vida desordenada, y se apartan de las tradiciones que recibieron de nosotros. Porque ustedes ya saben cómo deben seguir nuestro ejemplo.

Cuando estábamos entre ustedes, no vivíamos como holgazanes, y nadie nos regalaba el pan que comíamos. Al contrario, trabajábamos duramente, día y noche, hasta cansarnos, con tal de no ser una carga para ninguno de ustedes. Aunque teníamos el derecho de proceder de otra manera, queríamos darles un ejemplo para imitar.
En aquella ocasión les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar, que no coma.
Que el Señor de la paz les conceda la paz, siempre y en toda forma. El Señor esté con todos ustedes. El saludo es de mi puño y letra. Esta es la señal característica de todas mis cartas: así escribo yo, Pablo. La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos ustedes.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 128(127),1-2.4-5.
¡Feliz el que teme al Señor
y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo,

serás feliz y todo te irá bien.
¡Así será bendecido
el hombre que teme al Señor!

¡Que el Señor te bendiga desde Sión
todos los días de tu vida:
que contemples la paz de Jerusalén.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 23,27-32.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre!
Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos,
diciendo: ‘Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas’!
De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas. ¡Colmen entonces la medida de sus padres!

Palabra del Señor

——————

Se habla mucho de que es de buen cristiano el tolerar todo, soportar todo y callar ante todo, y sin embargo, en ningún momento Nuestro Señor o los santos se comportaron como los bobalicones que la sociedad desea que seamos para no estorbar a los planes de las élites.

No, un cristiano –y cuando decimos cristiano decimos católico, pues toda secta protestante proviene del abismo ya que desprecian la voluntad de Dios para seguir la propia- debe ser alguien valiente para soportar las cruces que le vengan impuestas, y enfrentar -aunque sea solo- al mundo corrompido por el pecado para no caer en sus redes.

Igualmente, debe ser alguien suficientemente humilde para reconocer que todo lo bueno que hay en él proviene de Dios y que obra suya solo son sus pecados.

Debe ser alguien suficientemente mortificado y temeroso de Dios para apartar de su vida todo aquello que le aleja del camino de la santidad, personas incluidas.

San Pablo lo dice bien claro: Les ordenamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no traten con los hermanos que lleven una vida desordenada, y se apartan de las tradiciones que recibieron de nosotros.

Hasta ese punto hemos de llegar: hacernos violencia para evitar todo tipo de pecado.

No se han cometido mayores crímenes en la historia que aquellos hechos en nombre de la tolerancia. Y nosotros, como cristianos, no debemos aceptar el error ni rebajar la verdad salvífica de Cristo al punto de considerarla una mera opinión más en medio de tantas.

La Verdad es por naturaleza intolerante con todas las mentiras que la rodean, ya que por sí misma las excluye.

Pongamos un ejemplo para que a nadie escandalice esta afirmación:

Ante una verdad absoluta como que dos más dos son igual a cuatro, alguien puede presentarse vociferando contra intolerancia de dicha afirmación, argumentando que dicho resultado puede ser cinco, ocho o dieciocho en función de la opinión que tenga la persona, y que todas las respuestas son igualmente válidas y dignas de respeto.

¿Qué pensarían de esa persona?

Solo cabría una consideración para ella: que está loca, o bien, que nos está tomando el pelo, porque tal necedad no puede ser tomada de otra manera. Y si vemos que persiste en semejante estupidez nos acabaríamos alejando pensando que no tiene remedio.

Y esto que parece tan obvio en este ejemplo, se nos olvida cuando se atacan los dogmas de fe, que son VERDADES ABSOLUTAS E INFALIBLES, tan ciertas o incluso más que la fórmula del ejemplo. ¿Por qué entonces cuando se argumenta de la misma manera contra nuestra fe toleramos semejante necedad? ¿Porque es colectiva? Un necio no deja de serlo porque se agrupe con otros tantos y todos digan la misma necedad hasta la saciedad.

Por tanto, ante el error doctrinal, ante el pecado: tolerancia cero – sin olvidar la caridad con el prójimo, es decir, darle a conocer la verdad sin humillarle.

Aquellos que exigen el prototipo de cristiano bobalicón y los que los siguen en sus falsas doctrinas, solo merecen el apelativo de hipócritas, pues se parecen a los sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre.

Ellos parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad, hasta el punto de que en poco tiempo veremos como estos que proclaman paz y tolerancia para todos, en nombre de dicha tolerancia acabarán asesinando a los católicos que realmente sirvan al Señor como sus antepasados acabaron con los profetas y santos de los primeros tiempos.

Evitemos sus redes y sus mentiras.

LECTURAS MARTES 26 DE AGOSTO 2014

Lectura de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 2,1-3a.14-17.
Acerca de la Venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, les rogamos, hermanos, que no se dejen perturbar fácilmente ni se alarmen, sea por anuncios proféticos, o por palabras o cartas atribuidas a nosotros, que hacen creer que el Día del Señor ya ha llegado.
Que nadie los engañe de ninguna manera. Porque antes tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre impío, el Ser condenado a la perdición,
El los llamó, por medio de nuestro Evangelio, para que posean la gloria de nuestro Señor Jesucristo.
Por lo tanto, hermanos, manténganse firmes y conserven fielmente las tradiciones que aprendieron de nosotros, sea oralmente o por carta.
Que nuestro Señor Jesucristo y Dios, nuestro Padre, que nos amó y nos dio gratuitamente un consuelo eterno y una feliz esperanza, los reconforte y fortalezca en toda obra y en toda palabra buena.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 96(95),10.11-12a.12b-13.
Digan entre las naciones: «El Señor reina!
El mundo está firme y no vacilará.
El Señor juzgará a los pueblos con rectitud.»
Alégrese el cielo y exulte la tierra,

resuene el mar y todo lo que hay en él;
regocíjese el campo con todos sus frutos,
griten de gozo los árboles del bosque.
Griten de gozo delante del Señor,

porque él viene a gobernar la tierra:
él gobernará al mundo con justicia,
y a los pueblos con su verdad.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 23,23-26.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que pagan el diezmo de la menta, del hinojo y del comino, y descuidan lo esencial de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.
¡Guías ciegos, que filtran el mosquito y se tragan el camello!
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera la copa y el plato, mientras que por dentro están llenos de codicia y desenfreno!
¡Fariseo ciego! Limpia primero la copa por dentro, y así también quedará limpia por fuera.
Palabra del Señor

———————–

En los últimos años están proliferando corrientes que afirman que el fin del mundo está cerca y que hay que prepararse para él de una determinada manera.

Ejemplo de esto es toda la campaña mediática sobre el 2012 y la supuesta revelación maya sobre el fin del mundo, tan difundida en cine, libros y televisión.

Sin embargo, vemos que estas ideas y corrientes catastrofistas no son nuevas. Ya San Pablo advierte de ellas a sus contemporáneos para que no se desvelen ni sean engañados por supuestos mensajes del Cielo que únicamente buscan sembrar pánico para condicionar a la población a actuar de una determinada manera olvidándose por supuesto de lo único necesario para la salvación de sus almas: el verdadero seguimiento de Cristo.

¡Cuántas familias engañadas vendieron todo lo que poseía para alquilarse un bunker y salvar a los suyos de la supuesta catástrofe que acontecería el 21 de diciembre de 2012 y que nunca llegó!

No nos dejemos engañar por nada ni por nadie. Ni siquiera debemos hacer caso a un ángel venido del cielo si éste nos trae un mensaje diferente al que hemos recibido.

Nuestro Señor volverá, eso es cierto. Pero antes de que eso suceda, el mundo que conocemos desaparecerá, los muertos resucitaremos y únicamente entonces le veremos venir como Juez.

Entonces, juzgará a cada uno según las obras realizadas en esta vida, y dictará sentencia irrevocable: unos al tormento eterno y otros a la gloria eterna.

Y esto no lo decimos nosotros: es dogma de fe y por tanto, la verdad.

¿Qué hacer entonces para ser considerados dignos del Reino de Dios y que se nos cuente en el número de los bienaventurados?

Nos lo dice el mismo San Pablo: Debemos mantenernos firmes en la fe y conservar las enseñanzas y tradiciones que hemos recibido de Jesucristo por medio de su Santa Iglesia y sus ministros.

Nuestro Señor nos lo advierte: en ese día no cabrán dobleces, ni medias tintas, ni apariencias, pues ante Dios, que todo lo ve y todo lo sabe, de poco vale limpiar el vaso por fuera, es decir, aparentar que se es bueno cuando el corazón rebosa de malicia.

Esforcémonos, por tanto, con la ayuda de Dios, en llevar una vida íntegra, una vida santa, para que en el día que seamos llamados a presencia de Dios, no tengamos que avergonzarnos.

EVANGELIO MIERCOLES 12 DE FEBRERO 2014

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 7,14-23.
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!”.
Cuando se apartó de la multitud y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron por el sentido de esa parábola.
El les dijo: “¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender? ¿No saben que nada de lo que entra de afuera en el hombre puede mancharlo,
porque eso no va al corazón sino al vientre, y después se elimina en lugares retirados?”. Así Jesús declaraba que eran puros todos los alimentos.
Luego agregó: “Lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro. Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

Palabra del Señor

——————–

Las nuevas tendencias espirituales actuales vuelven a resurgir ese antiguo fantasma de los alimentos puros e impuros, y muchos católicos caen en sus redes argumentales por su falta de formación y esa aparente “buena voluntad” que no es más que ingenua temeridad.

Pero no solo nuevos alimentos, sino nuevas formas de replantear el cristianismo se han difundido por lo largo y ancho del mundo, desacralizando las buenas prácticas, y llevando a las gentes a un relativismo moral que únicamente sirve para acabar en lo más profundo del abismo.

Nuestro Señor nos ha advertido sobre los falsos profetas y las estrategias del enemigo para desviarnos de la Verdadera y Santa Doctrina que conduce al Cielo, pero lo cierto es que incluso buenos católicos son engañados con pretextos humanistas, o al menos, puestos en duda por aquellos que solo buscan la pérdida de las almas.

Católicos, fieles del Señor, ¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender?

Todas estas nuevas “modas espirituales” no sirven de nada. Les dan mil vueltas a cosas sin sentido y dejan de lado lo más importante, que es el someterse a la Voluntad de Dios, rebajarse al extremo, poner nuestra meta únicamente en el Cielo y aceptar la Cruz de cada día confiando en que tras este calvario llegará la gloria eterna.

Mucho se habla de la fuerza del “yo interior” y la necesidad de autocomplacencia para obtener la sanación psicológica tan apreciada en estos tiempos, sin embargo, Nuestro Señor nos advierte que es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre.

Por tanto, tengamos cuidado con estos embaucadores, que vienen a nosotros con piel de cordero pero son en verdad lobos rapaces. Nuestro mayor enemigo, a parte del demonio y el mundo, es la propia carne, es decir, las pasiones de este yo interior que tanto quieren promover. Y la única forma de vencerle es negarse a uno mismo.

Procedamos así, carguemos con las cruces que el Señor nos envíe y sigámosle confiados, sirviéndole hasta nuestro último aliento.

EVANGELIO MARTES 11 DE FEBRERO 2014

Lectura del Evangelio según San Marcos 7,1-13.

Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús,
y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar. Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados; y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?”.
El les respondió: “¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”.
Y les decía: “Por mantenerse fieles a su tradición, ustedes descartan tranquilamente el mandamiento de Dios.
Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y además: El que maldice a su padre y a su madre será condenado a muerte.
En cambio, ustedes afirman: ‘Si alguien dice a su padre o a su madre: Declaro corbán -es decir, ofrenda sagrada- todo aquello con lo que podría ayudarte…’
En ese caso, le permiten no hacer más nada por su padre o por su madre.
Así anulan la palabra de Dios por la tradición que ustedes mismos se han transmitido. ¡Y como estas, hacen muchas otras cosas!”.

Palabra del Señor

Este evangelio, viene como anillo al dedo a los tiempos en los que vivimos, en los que el catolicismo se ha convertido en una especie de organización humanitaria para paliar los males y sufrimientos terrenales que aquejan al ser humano en lugar de buscar la salvación de sus almas.

Ese “ama al prójimo y haz lo que quieras”, no es el mandato divino, sino un antropocentrismo satánico fundamentado en el ego de la raza humana que se atreve a crear un dios a su imagen y semejanza que le sirva en todas sus necesidades.

 Esto NO ES la enseñanza de Cristo, que pide que renunciemos a nosotros mismos y nos sometamos a Dios, le amemos y cumplamos su voluntad por encima de todo.

Y en consecuencia, cualquiera que anuncie un evangelio diferente a este, por muy bonito que suene, no enseña la verdad de Cristo sino una doctrina de hombres.

“¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”

Hacer el bien puede ser algo muy loable, pero de nada sirve dar la vida si uno no ama al Señor.

Esforcémonos en permanecer en la verdadera y santa doctrina de Cristo cumpliendo a cada instante la voluntad del Señor, pese lo que pese, duela lo que duela.

EVANGELIO LUNES 9 DE FEBRERO 2014

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 6,53-56.
Después de atravesar el lago, llegaron a Genesaret y atracaron allí.
Apenas desembarcaron, la gente reconoció en seguida a Jesús, y comenzaron a recorrer toda la región para llevar en camilla a los enfermos, hasta el lugar donde sabían que él estaba.
En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades y poblados, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados.

Palabra del Señor

———————–

En los tiempos en que vivimos, lo que tiene que quedarnos total y absolutamente claro para evitar desviaciones doctrinales influenciadas por el veneno de la Nueva Era, es que Nuestro Señor no es un maestro más entre muchos, no es un hombre más que dio su vida por defender un ideal, ni un maestro elevado con  capacidad de sanación como quieren hacernos creer.

 No, Nuestro Señor, no es un hombre más.

Nuestro Señor, es el Hijo de Dios y es Dios mismo. Es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Es Dios hecho hombre.

Son numerosas las escenas en las que Nuestro Señor aparece curando a los enfermos, pero hemos de entender que Él no vino a la tierra para curarnos y librarnos del mal reinante en el mundo que hemos engendrado con nuestro pecado.

El vino a sufrir el castigo que a nosotros correspondía por nuestros pecados y darnos la posibilidad de entrar en el Reino de los Cielos que permanecía cerrado para nosotros. Así, aquellos que amen a  Dios con todas sus fuerzas y cumplan sus mandamientos, aquellos que logren vivir en santidad y gracia de Dios, podrán ser admitidos tras la muerte.

¿Qué pasará con el resto? Pues que tras la muerte les esperará el fuego eterno.

Es una triste realidad, pero para entender la buena noticia de Cristo antes debemos entender la mala noticia que espera tras la muerte si no nos esforzamos en seguir el buen camino.

Uno no puede amar a Dios si se ama a sí mismo, si únicamente piensa en su bienestar, si vive en la tierra como si fuese su destino final y no como un lugar pasajero destinado únicamente a ganarnos el Cielo.

La decisión es nuestra: Cielo o infierno, pero esta decisión hemos de tomarla aquí y ahora y confirmarla con nuestras obras. Tras la muerte no habrá posibilidad de cambio alguno y les aseguro que para muchos habrá sorpresas.

Que el Señor nos de la gracia necesaria para vivir de manera en que podamos presentarnos dignamente ante el Tribunal de Cristo.

EVANGELIO JUEVES 23 DE ENERO 2014

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 3,7-12.
Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea.
Al enterarse de lo que hacía, también fue a su encuentro una gran multitud de Judea, de Jerusalén, de Idumea, de la Transjordania y de la región de Tiro y Sidón.
Entonces mandó a sus discípulos que le prepararan una barca, para que la muchedumbre no lo apretujara.
Porque, como curaba a muchos, todos los que padecían algún mal se arrojaban sobre él para tocarlo.
Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”.
Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifiesto.

Palabra del Señor

————————————–

Para comentar este evangelio vamos a centrar nuestra atención en estas dos últimas líneas del mismo:

Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”.
Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifiesto.

Aunque pueda sonar algo abstracto, esta frase es más actual de lo que pudiese parecer, pero no se trata de una metáfora.

Los espíritus malignos conocen al Señor, saben que Él es el que es, y son capaces de reconcerle a Él y a cualquiera de sus fieles discípulos en cualquier lugar donde se encuentren.

La pregunta es, ¿Por qué no les deja hablar hacerca de su naturaleza?

Porque los espíritus inmundos y sus siervos, o sea, aquellas personas que viven en su poder -que no tienen que estar poseídas, sino únicamente ser pecadores empedernidos- jamás deben ser escuchados, ya que son mentirosos por naturaleza y no buscan otra cosa que engañar.

Tal vez en un primer lugar mostrarán su cara más alegre, proclamando verdades que todos aceptan, como que Cristo es el Hijo de Dios, pero estas verdades solo son el señuelo de su trampa mortal para que los pobres incautos bajen la guardia y puedan injectarles su veneno.

¡Cuantos falsos profetas hay en el mundo proclamandose ser elegidos de Dios cuando en realidad sus doctrinas proceden directamente del abismo! Sean precavidos porque en los últimos tiempos el engaño es tan grande que aun los mismos elegidos podrán caer en sus redes. El veneno de la Nueva Era está acechando por doquier y su objetivo, que es la consecución de su Religión Global, está a nuestro pesar más cerca que nunca.

Fundamenten su vida de fe en la oración asidua, los sacramentos y el estudio de la Verdadera y Santa Doctrina Católica presente en los catecismos tradicionales ya que ésta no puede ser adulterada por nuevas tendencias. Aseguren sus vidas en la Roca de Cristo y refugiense al amparo de la Santisima Virgen, oren incesantemente para no ser engañados y perseveren hasta el fin para ser salvos.

Que Dios se apiade de nuestra alma.

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]