LECTURAS MIERCOLES 27 DE AGOSTO 2014

Lectura de la Segunda Carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 3,6-10.16-18.
Les ordenamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no traten con los hermanos que lleven una vida desordenada, y se apartan de las tradiciones que recibieron de nosotros. Porque ustedes ya saben cómo deben seguir nuestro ejemplo.

Cuando estábamos entre ustedes, no vivíamos como holgazanes, y nadie nos regalaba el pan que comíamos. Al contrario, trabajábamos duramente, día y noche, hasta cansarnos, con tal de no ser una carga para ninguno de ustedes. Aunque teníamos el derecho de proceder de otra manera, queríamos darles un ejemplo para imitar.
En aquella ocasión les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar, que no coma.
Que el Señor de la paz les conceda la paz, siempre y en toda forma. El Señor esté con todos ustedes. El saludo es de mi puño y letra. Esta es la señal característica de todas mis cartas: así escribo yo, Pablo. La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos ustedes.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 128(127),1-2.4-5.
¡Feliz el que teme al Señor
y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo,

serás feliz y todo te irá bien.
¡Así será bendecido
el hombre que teme al Señor!

¡Que el Señor te bendiga desde Sión
todos los días de tu vida:
que contemples la paz de Jerusalén.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 23,27-32.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre!
Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos,
diciendo: ‘Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas’!
De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas. ¡Colmen entonces la medida de sus padres!

Palabra del Señor

——————

Se habla mucho de que es de buen cristiano el tolerar todo, soportar todo y callar ante todo, y sin embargo, en ningún momento Nuestro Señor o los santos se comportaron como los bobalicones que la sociedad desea que seamos para no estorbar a los planes de las élites.

No, un cristiano –y cuando decimos cristiano decimos católico, pues toda secta protestante proviene del abismo ya que desprecian la voluntad de Dios para seguir la propia- debe ser alguien valiente para soportar las cruces que le vengan impuestas, y enfrentar -aunque sea solo- al mundo corrompido por el pecado para no caer en sus redes.

Igualmente, debe ser alguien suficientemente humilde para reconocer que todo lo bueno que hay en él proviene de Dios y que obra suya solo son sus pecados.

Debe ser alguien suficientemente mortificado y temeroso de Dios para apartar de su vida todo aquello que le aleja del camino de la santidad, personas incluidas.

San Pablo lo dice bien claro: Les ordenamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que no traten con los hermanos que lleven una vida desordenada, y se apartan de las tradiciones que recibieron de nosotros.

Hasta ese punto hemos de llegar: hacernos violencia para evitar todo tipo de pecado.

No se han cometido mayores crímenes en la historia que aquellos hechos en nombre de la tolerancia. Y nosotros, como cristianos, no debemos aceptar el error ni rebajar la verdad salvífica de Cristo al punto de considerarla una mera opinión más en medio de tantas.

La Verdad es por naturaleza intolerante con todas las mentiras que la rodean, ya que por sí misma las excluye.

Pongamos un ejemplo para que a nadie escandalice esta afirmación:

Ante una verdad absoluta como que dos más dos son igual a cuatro, alguien puede presentarse vociferando contra intolerancia de dicha afirmación, argumentando que dicho resultado puede ser cinco, ocho o dieciocho en función de la opinión que tenga la persona, y que todas las respuestas son igualmente válidas y dignas de respeto.

¿Qué pensarían de esa persona?

Solo cabría una consideración para ella: que está loca, o bien, que nos está tomando el pelo, porque tal necedad no puede ser tomada de otra manera. Y si vemos que persiste en semejante estupidez nos acabaríamos alejando pensando que no tiene remedio.

Y esto que parece tan obvio en este ejemplo, se nos olvida cuando se atacan los dogmas de fe, que son VERDADES ABSOLUTAS E INFALIBLES, tan ciertas o incluso más que la fórmula del ejemplo. ¿Por qué entonces cuando se argumenta de la misma manera contra nuestra fe toleramos semejante necedad? ¿Porque es colectiva? Un necio no deja de serlo porque se agrupe con otros tantos y todos digan la misma necedad hasta la saciedad.

Por tanto, ante el error doctrinal, ante el pecado: tolerancia cero – sin olvidar la caridad con el prójimo, es decir, darle a conocer la verdad sin humillarle.

Aquellos que exigen el prototipo de cristiano bobalicón y los que los siguen en sus falsas doctrinas, solo merecen el apelativo de hipócritas, pues se parecen a los sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre.

Ellos parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad, hasta el punto de que en poco tiempo veremos como estos que proclaman paz y tolerancia para todos, en nombre de dicha tolerancia acabarán asesinando a los católicos que realmente sirvan al Señor como sus antepasados acabaron con los profetas y santos de los primeros tiempos.

Evitemos sus redes y sus mentiras.

LECTURAS MIÉRCOLES 20 DE AGOSTO 2014

Lectura del Libro del Profeta Ezequiel 34,1-11.
La palabra del Señor me llegó en estos términos:
¡Profetiza, hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel! Tú dirás a esos pastores: Así habla el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar el rebaño? Pero ustedes se alimentan con la leche, se visten con la lana, sacrifican a las ovejas más gordas, y no apacientan el rebaño. No han fortalecido a la oveja débil, no han curado a la enferma, no han vendado a la herida, no han hecho volver a la descarriada, ni han buscado a la que estaba perdida. Al contrario, las han dominado con rigor y crueldad. Ellas se han dispersado por falta de pastor, y se han convertido en presa de todas las bestias salvajes. Mis ovejas se han dispersado, y andan errantes por todas las montañas y por todas las colinas elevadas. ¡Mis ovejas están dispersas por toda la tierra, y nadie se ocupa de ellas ni trata de buscarlas! Por eso, pastores, oigan la palabra del Señor.
Lo juro por mi vida -oráculo del Señor-: Porque mis ovejas han sido expuestas a la depredación y se han convertido en presa de todas las fieras salvajes por falta de pastor; porque mis pastores no cuidan a mis ovejas; porque ellos se apacientan a sí mismos, y no a mis ovejas;
por eso, pastores, escuchen la palabra del Señor:
Así habla el Señor: Aquí estoy yo contra los pastores. Yo buscaré a mis ovejas para quitárselas de sus manos, y no les dejaré apacentar mi rebaño. Así los pastores no se apacentarán más a sí mismos. Arrancaré a las ovejas de su boca, y nunca más ellas serán su presa.
Porque así habla el Señor: ¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 23(22),1-3a.3b-4.5.6.
El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.
El me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque Tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.
Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;

unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 20,1-16a.
Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña.
Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña.
Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza,
les dijo: ‘Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo’.
Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo.
Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: ‘¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?’.
Ellos les respondieron: ‘Nadie nos ha contratado’. Entonces les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’. Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: ‘Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros’.
Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario.
Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario. Y al recibirlo, protestaban contra el propietario,
diciendo: ‘Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada’.
El propietario respondió a uno de ellos: ‘Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti. ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?’.

Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos”.

Palabra del Señor

————————————-

Durante nuestra vida el Señor nos llama para trabajar en el camino de la Santidad y llegar un día a su Reino: unos le siguen y se convierten con la primera llamada de su vida en la infancia, a otros les hace falta que les insistan un poco más y se convierten a mediana edad, y otros, los menos, consiguen convertirse en sus últimos años de una larga vida pecaminosa.

Si estas conversiones son sinceras y desde que se producen estas personas se esfuerzan en servir al Señor y dejar atrás su vida de pecado, llegado el momento, al estar libres del pecado mortal, serán recompensados con el Cielo, aunque antes deban pasar por el Purgatorio el tiempo necesario para purificar sus pecados veniales.

Sin embargo, pese a que todos somos llamados a la santidad de vida, el Señor elige a unos pocos para constituirlos Pastores de su pueblo, esto es, sus guías y orientadores para exhortarlos a la santidad en conjunto, e individualmente en el estado al que Dios llama a cada uno, discerniendo los carismas individuales.

Pero, ¿qué sucede cuando aquellos elegidos para guiar al pueblo son aquellos que lo pervierten doctrinalmente y les empujan al abismo?

El Señor por medio del profeta Ezequiel hace una severísima condena a esta clase de pastores – que muchos deberían releer actualmente y hacer penitencia antes de que sea tarde para ellos.

Si uno es digno de reprensión por despreciar al Señor y acarrearse su propia condenación , ¿¡cuanta más culpa se tendrá cuando aquel que actúa en nombre de Cristo envía por su negligencia a cientos de almas al infierno!?

Hermanos, bien sabido es de todos que en nuestros tiempos el mal ha entrado incluso en las filas de la Santa Iglesia Católica y posiblemente muchos de ustedes hayan tenido malas experiencias por el escándalo de muchos eclesiásticos.

La doctrina ha sido desterrada de muchos lugares y el Santo Sacrificio de la misa, en otros tantos, se ha convertido en un circo con profanación abierta y a la carta, etc…

Pudiera parecer que la apostasía gobierna en media Iglesia y la tibieza en la otra media, pero no debemos desfallecer. No son tiempos para ello.

Nuestro camino no es ni abandonarla, ya que –aunque llagada- sigue siendo la Esposa de Cristo y el Arca de la Salvación, ni rendirnos, sino redoblar nuestros esfuerzos y oraciones por ella y la santidad de sus miembros.

Sirvamos de corazón al Señor, y no temamos al enemigo, que aunque es más fuerte que nosotros, contra el Señor no puede nada, y Él promete no abandonarnos.

Aun en el peor de los casos –Dios no lo quiera- si algún día fallasen todos los pastores en su ministerio, se sirviesen a sí mismos y abandonasen la Voluntad de Dios para con ellos, el Señor mismo guiará a sus verdaderos fieles y los conducirá a puerto seguro.

Arrancaré a las ovejas de su boca, y nunca más ellas serán su presa. Porque así habla el Señor: ¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él.

Digamos con el Salmista:

Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque Tú estás conmigo.
(…) El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.

EVANGELIO VIERNES 25 DE OCTUBRE 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 12,54-59.
Dijo también a la multitud: “Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede.
Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede.
¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?
¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo?
Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel.
Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Palabra del Señor

————————————-

La explosión tecnológica del siglo XX ha permitido al hombre escudriñar cielos y tierra y lograr un avance en el conocimiento jamás visto en la historia de la humanidad. Se avanza a pasos tan agigantados que muchos temen incluso que se pierda el control en algún momento, y todo termine pasando factura.

Temas como la manipulación genética, clonación, la posibilidad de evolución artificial del ser humano hacia cíborgs o hombres-maquina con características mejoradas, la manipulación del clima y su empleo en contexto bélico, etc… plantean nuevos retos morales que muchos pasan por alto deleitándose en jugar a ser Dios.

El ser humano se regocija de su capacidad y potencial avanzando día a día hacia límites más peligrosos.

Nunca jamás en la historia se había llegado tan lejos, y en medio de esto, el Señor nos da un toque de atención:

¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?

Ciertamente, estos tiempos en que vivimos son más allá que una simple época de la historia. Vivimos en el tiempo de los tiempos, en los últimos tiempos, o mejor dicho, en el fin de los días.

¿Cuánto más creemos que el Señor esperará cuando ya se han dado de golpe todas las condiciones que anteceden a su venida?

Sin duda, el tablero está preparado, pero hay una cosa que todavía le retiene. Todavía no se ha manifestado el impío, el hombre de la perdición, el anticristo.

Y su venida, la venida de aquel que se hace pasar por Cristo para engañar a la humanidad entera y arrastrarla al abismo de su perdición, está siendo preparada desde hace años por su séquito, por la sinagoga de Satanás, es decir, por la masonería.

Nuestro Señor nos da un consejo, nuestra única baza en esta batalla espiritual, y nuestra única salida.

Debemos convertirnos, y saldar nuestras deudas con la Divina Justicia mientras aún tenemos tiempo, porque el tiempo se agota, nuestra vida pasa, y cuando menos lo esperemos nos estaremos presentando ante Él.

Debemos pues, resistir firmes en la fe en los tiempos tan difíciles que nos toca vivir, aferrarnos al Señor por medio de la oración y los sacramentos  y hacer todo lo posible por salvar almas.

Que el ejemplo de la Santísima Virgen nos conceda la fortaleza y la confianza necesaria para acompañar a Cristo y su Santa Iglesia hasta el calvario y permanecer en pie sin desfallecer hasta el final, pese a que todo parezca humanamente perdido.

EVANGELIO SÁBADO 28 DE SEPTIEMBRE 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 9,43b-45.
Todos estaban maravillados de la grandeza de Dios. Mientras todos se admiraban por las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
“Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”.
Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les estaba velado de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto.

Palabra del Señor

—————-

Los discípulos de Cristo estaban maravillados por todo lo que estaba sucediendo ante sus propios ojos, tan maravillados que eran incapaces de comprender lo que estaba a las puertas. Es por ello que Cristo les advirtió:  “Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”.

¿Cómo que iba a ser entregado si era Dios? Los discípulos no podían creerlo, pero bien sabemos que así fue.  Cristo, pese a ser la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, permitió que sus propias criaturas le rechazasen, le torturasen y finalmente le asesinasen, aunque el mal no tuvo la última palabra.

En estos tiempos, estamos reviviendo exactamente lo descrito en este pasaje, salvo que esta vez no es Cristo quien caerá de nuevo en manos impías, sino su Esposa: la Santa Iglesia Católica.

Esto no debe sorprender a nadie. Son muchos los que se niegan a creerlo, malinterpretando las escrituras que afirman que el Infierno jamás prevalecerá sobre Ella. Ciertamente, jamás podrán con Ella como tampoco han tenido poder sobre Cristo, pero esto no impide que tengan una victoria temporal permitida por Dios para nuestro bien y salvación de nuestras almas como ha sucedido con Cristo mismo.

La Esposa debe sufrir como su Esposo.

Por tanto, estos no son tiempos sino de fortalecer nuestra fe lo máximo posible para que cuando llegue la persecución, que llegará para los verdaderos fieles, podamos mantenernos en pie y ser capaces de dar nuestras vidas por el Señor como Él la ha dado en su momento, por nosotros.

Para cualquiera que vea como está el mundo y comprenda un poco sobre lo avanzada de la situación, puede darse cuenta que estos tiempos no son tiempos cualquiera y que se requerirá de nosotros mucho más de lo que se ha requerido de generaciones anteriores. Por tanto, preparémonos espiritualmente aferrándonos a Cristo, a su Verdadera y Santa Doctrina, a sus Sacramentos, permaneciendo en oración constante para que cuando llegue el momento, nos encuentre preparados.

Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les estaba velado de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto.

Y así fue, que llegado el momento, Cristo se quedó sólo únicamente acompañado por su Santísima Madre, por San Juan, el Apóstol Virgen, y por varias mujeres que se deshacían en llantos.

No permitamos que vuelva a suceder lo mismo con la Pasión de su Esposa, la Santa Iglesia Católica.

EVANGELIO VIERNES 6 DE AGOSTO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 5,33-39.
Luego le dijeron: “Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y hacen oración, lo mismo que los discípulos de los fariseos; en cambio, los tuyos comen y beben”.
Jesús les contestó: “¿Ustedes pretenden hacer ayunar a los amigos del esposo mientras él está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado; entonces tendrán que ayunar”.
Les hizo además esta comparación: “Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo para remendar uno viejo, porque se romperá el nuevo, y el pedazo sacado a este no quedará bien en el vestido viejo.
Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque hará reventar los odres; entonces el vino se derramará y los odres ya no servirán más.
¡A vino nuevo, odres nuevos!
Nadie, después de haber gustado el vino viejo, quiere vino nuevo, porque dice: El añejo es mejor”.

Palabra del Señor

—————–

Muchos interpretan ante estas palabras del evangelio que es irrelevante el ayuno y las mortificaciones y que la oración constante no es sino para los religiosos/as y sacerdotes. ¡Nada más lejos de la realidad!

Cristo jamás desprecia el ayuno sino que lo ensalza. Con estas palabras se refería a que mientras sus discípulos estuvieran con Él, en su presencia, no tiene sentido ayunar ya que su presencia en la tierra prefiguraba el Cielo y éste no es lugar de penas ni llantos.

Pero Cristo no iba a estar  en la tierra para siempre:

“Llegará el momento en que el Esposo les será quitado; entonces tendrán que ayunar”

Sin embargo, pese a que ascendió a los Cielos, no nos ha dejado solos, y ha situado su Trono en la tierra en cada sagrario, de modo que podamos acudir a Él, que nos espera presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en el Santísimo Sacramento del altar para que le adoremos, y en el Sacramento de la Confesión para perdonarnos.

El quiso darnos así su gracia santificante. Así y no de otra forma.

Por tanto, no podemos dejarnos llevar por las nuevas ideas que resurgen en la mayoría de ambientes ya que están cargadas de veneno. Se nos presentan como fuentes de luz, pero conducen al mismo infierno. Lo triste es que son muchos los que se dejan seducir por estos secuaces de Satanás que se hacen pasar por elegidos del Señor.

Estemos atentos, y aferrémonos a Cristo tomando como base el Tesoro de la fe que ha custodiado su Santa Iglesia Católica durante 2000 años. El conocer y profundizar en Él por medio de un buen Catecismo, como el de Trento (acceder a zona de descargas), puede salvar nuestra alma de muchos errores actuales.

No tengamos miedo de recurrir a la Tradición y caigamos en la tentación de desecharla como algo pasado de moda. Ya dice Cristo:

Nadie, después de haber gustado el vino viejo, quiere vino nuevo, porque dice: El añejo es mejor.

EVANGELIO MIERCOLES 4 DE SEPTIEMBRE 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 4,38-44.
Al salir de la sinagoga, entró en la casa de Simón. La suegra de Simón tenía mucha fiebre, y le pidieron que hiciera algo por ella.
Inclinándose sobre ella, Jesús increpó a la fiebre y esta desapareció. En seguida, ella se levantó y se puso a servirlos.
Al atardecer, todos los que tenían enfermos afectados de diversas dolencias se los llevaron, y él, imponiendo las manos sobre cada uno de ellos, los curaba.
De muchos salían demonios, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”. Pero él los increpaba y no los dejaba hablar, porque ellos sabían que era el Mesías.
Cuando amaneció, Jesús salió y se fue a un lugar desierto. La multitud comenzó a buscarlo y, cuando lo encontraron, querían retenerlo para que no se alejara de ellos.
Pero él les dijo: “También a las otras ciudades debo anunciar la Buena Noticia del Reino de Dios, porque para eso he sido enviado”.  Y predicaba en las sinagogas de toda la Judea.

Palabra del Señor

—————–

De muchos salían demonios, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”. Pero él los increpaba y no los dejaba hablar.

Como hemos comentado en el evangelio del martes 3 de septiembre (ver evangelio), nadie puede salvarse únicamente por reconocer que Cristo es el Hijo de Dios, y los demonios de este evangelio son otra prueba de ello, que se han condenado pese a proclamar abiertamente la verdadera naturaleza de Cristo.

Vemos en este pasaje como Cristo, pese a que dicen la Verdad, no permite que hablen.

¿Por qué les obliga a callar? Porque nadie debe fiarse de las palabras que salgan de la boca de los demonios ni de aquellos que les sirven, digan o no la verdad. Por eso no permite que nadie les escuche.

El que digan la verdad en un momento puntual solo significa que la vayan a utilizar para algún fin perverso, y por eso debemos estar prevenidos. La prudencia debe guiar nuestras acciones, ya que es muy fácil dejarse embaucar por aquellos que dicen lo que queremos oír para luego acabar con nosotros y con nuestras almas. Los falsos pastores, los falsos profetas proliferan por doquier y los incautos los siguen creyendo encontrar en ellos la verdad que les salvará y sin embargo no se dan cuenta que se dirigen a su propia condenación.

¿Cómo distinguirlos? Por sus frutos los conoceréis- Dice el Señor.

Y es que, como dice San Juan en el Apocalipsis acerca de la Bestia, ella profiere por su boca grandezas y blasfemias, con el fin de engañar incluso a los mismísimos elegidos. Los que proceden del maligno, como es lógico, obrarán al modo de su Señor.

Por tanto, no nos dejemos engatusar por palabras aparentemente dulces. Analicemos todo en base a la Tradición de la Santa Iglesia Católica, depositaria de la verdadera fe y a la Doctrina que hemos aprendido de ella. ¡Tengan cuidado con todo aquello que contradice los Santos Dogmas pilares de nuestra fe!

Nadie que es verdaderamente de Dios puede blasfemar o ir en contra de la Verdad que Él mismo ha revelado.

Cierto es que uno puede pecar, pero aun hablando en términos humanos si realmente amas a alguien, es inconcebible el que se te ocurra decir nada que manche la honra de este ser querido, ¡y mucho menos el criticarle o despreciarle frente a otros! Al contrario, lo defenderás a muerte frente a los ataques ajenos y no permitirás ni el más mínimo desprecio en su contra.

¡Pero no olvidemos que Satanás es mentiroso por naturaleza! Y si se mostrase siempre atacando a Dios, sería fácil detectarle. Él lo sabe, por lo que para evitar ser visto y poder obrar a su antojo es capaz de presentarse como un ángel de luz aun cuando su naturaleza perversa proviene del mismísimo infierno.

¿Por qué digo esto? Porque sus siervos, todos estos -ídolos de masas y quienes les controlan-que mueven al mundo a su antojo, que crean modas y nos intentan influir 24 horas al día y 7 días a la semana,  aunque en un momento puntual hablen de Cristo y de las verdades santas ¡no les crean! Solo es otra maniobra de manipulación por su parte.

Debemos tratar de huir de sus influencias como quien huye de la peste, y “hacerles callar” allá donde se encuentren para que no lleven a la perdición a más almas.

Que el Señor nos permita tener los ojos abiertos a la Verdad y ser capaces de seguirle fielmente, donde quiera que Él vaya.

MARTIRES DE LAS MASACRES DE SEPTIEMBRE (2 DE SEPTIEMBRE)

MARTIRES DE LAS MASACRES DE SEPTIEMBRE

(1792)

MARTIRES DE SEPTIEMBREHacen referencia a una serie de juicios sumarios y ejecuciones en masa que se desarrollaron del 2 al 7 de septiembre de 1792. Es uno de los episodios más sombríos de la Revolución francesa. Los historiadores no se ponen de acuerdo acerca de lo motivos que indujeron a cometer unos actos tan irracionales y en circunstancias tan particularmente terribles para los prisioneros. Estas ejecuciones no sólo se llevaron a cabo en París, las sufrieron también en otras ciudades del país, como por ejemplo en Orleans, Meaux, o Reims, aunque no fueran en número tan elevado como en París.

Las masacres empezaron con el degüello de 23 sacerdotes encarcelados en la prisión de la AbadíaStanislas-Marie Maillart por unos federados marselleses y bretones. Un grupo de los 150 sacerdotes que estaban encarcelados en el convento de las Carmelitas, se rindió. Cuando llegó el grupo ejecutor al convento, los sacerdotes se dirigieron a la capilla en la que fueron asesinados a golpes de pico, de hacha y bastón. En este lugar fueron “juzgadas” y “ejecutadas” más de 300 personas.  ejecutor de las órdenes del Comité de vigilancia, condenó, uno a uno, a todos aquellos que se presentaron ante él “a la fuerza”. Cuando se abrieron las puertas del convento y salieron, los condenados cayeron todos bajo las picas o las bayonetas. Esta masacre duró toda la noche.

Ese mismo día 4 sacerdotes fueron asesinados en la iglesia de Saint-Paul Saint Louis (actual iglesia de Saint-Paul en le Marais), antigua iglesia perteneciente a los jesuitas (placa conmemorativa a la derecha).

Las matanzas se llevaron a cabo, durante cinco días, en las demás cárceles: en la Conserjería, en la Prison du Grand Châtelet, en la Forcé en Salpêtriére, Bicêtre y en la Prison des Carmes.

Pero las matanzas no se detuvieron aquí. Marat pretendía que estos “tribunales populares” se extendieran por toda Francia. A tal fin hizo publicar en sus periódicos una circular, fechada el 3 de septiembre, en la que justificaba los castigos, y suscitaba las iras que provocaron más “juicios” sumarios:

La Comuna de París desea informar a sus hermanos de todos los departamentos, que una parte de los temibles conspiradores detenidos en las cárceles ha sido condenada a muerte por el pueblo: actos de justicia que creen indispensables a fin de acabar, por temor, con todas las legiones de traidores encerrados tras sus muros, por el momento se ha conseguido que el enemigo se detenga y, sin duda alguna, toda la nación, después de la larga sucesión de traiciones que la han conducido al abismo, se decidirá a adoptar estas medidas si las cree necesarias para la salud pública, y todos los franceses dirán, como los parisinos: “Nosotros moriremos frente al enemigo, pero no dejaremos detrás nuestro a estos delincuentes para que maten a nuestros hijos y a nuestras mujeres“.

Se llevaron a cabo ejecuciones en Orleans, Meaux o Reims, pero la situación en las provincias fue mucho más moderada en relación a las ejecuciones que se llevaron a cabo en la capital. En total y durante estos días de septiembre, en París y en sus distintos departamentos se realizaron más de 1.400 ejecuciones.

Las matanzas no se limitaron a los contrarrevolucionarios, fueron asesinados también pequeños comerciantes o artesanos, y si bien, los contrarrevolucionarios fueron las primeras víctimas, la mayoría de los prisioneros por delitos comunes fueron, asimismo, ejecutados. El 4 de septiembre en la cárcel-hospital de Salpêtriére los asesinos violaron y mataron a las prostitutas, a las locas e incluso a los niños del orfelinato.

El papel que jugó el gobierno revolucionario en estas matanzas no quedó nada claro: los asesinos ¿fueron, en su totalidad, espontáneos o las matanzas en las que se implicaron estuvieron animadas (u organizadas) por el poder del gobierno?

De la audacia, todavía la audacia, siempre la audacia” Estas palabras pronunciadas por Danton el 2 de septiembre de 1792, quedaron grabadas en todas las memorias. Danton era, por entonces, el Ministro de Justicia del Consejo ejecutivo compuesto por seis miembros. Este consejo fue constituido por la Asamblea legislativa la noche del 10 de agosto de 1792.

La Comuna de París y la Asamblea legislativa estaban enzarzadas en una lucha por el poder que paralizaba a Francia que estaba, en aquel momento, en un estado de guerra civil que la convertía en casi ingobernable. El gobierno de la República era objeto de una lucha feroz entre las diferentes partidos, y tanto los unos como los otros, no dudaban en tomar unas iniciativas que, la mayoría de las veces, se tomaban sin coordinación alguna y eran contradictorias. Para la Comuna el poder le había sido concedido al Comité de vigilancia, sobre el que Danton y Marat ejercían una influencia determinante.

La Comuna había decidido crear un ejército de 60.000 hombres para combatir a los prusianos. Oficialmente se trataba de no dejar sin defensas a las ciudades que estaban en poder de los contrarrevolucionarios; pero se tenía la absoluta convicción de que los voluntarios serían, de hecho, los más extremistas y que, dependiendo del poder central, tendrían preponderancia sobre los moderados. La comuna había efectuado numerosos arrestos (arbitarios) pero no se había atrevido, todavía, a “juzgar” tal y como se hizo durante el Terror. En este sentido, la Comuna, se desentendía, interesadamente, de las masacres y, de hecho, los asesinos no se diferenciaban en nada de los afectos a la Comuna, mientras que los promotores eran personas influyentes de la Comuna. Estas consideraciones explican, sin duda alguna, el silencio de Danton que quería conservar su influencia sobre los miembros de la Comuna.

Tras la toma de la Bastilla Marat estaba convencido de que la política más eficaz para romper con el pasado era la de cortar algunas cabezas. Su periódico era uno de los más virulentos de la capital, y había adquirido gran prestigio tras el arresto de Luis XVI.

Para Marat, este episodio puso de manifiesto una estrategia de insurrección común a todos los movimientos extremistas y, particularmente, a todos aquellos que se sienten amenazados, y que venia a poner a los más moderados ante los hechos consumados e impedía una vuelta atrás:

  • 1.- eliminando a todos los del bando opuesto
  • 2.- encarcelando a todos los moderados cómplices de las masacres
  • 3.- creando una atmósfera de terror, y obligando al silencio a las opiniones contrarias.

De hecho, las masacres permitieron que los patriotas extremistas obtuvieran un lugar preponderante y que, en las elecciones que siguieron, Marat y Danton consiguieran el triunfo.

Las Masacres de septiembre son el testimonio de esta lógica, Asimismo constituyeron uno de los primeros “patinazos” de la Revolución francesa. Controvertido en ocasiones, este acontecimiento ha sido, y será, motivo de vivos debates entre los historiadores, algunos la contemplan como una visión marxista de la Revolución (Albert Soboul), otros tratan de demostrar los límites del poder popular. (François Furet).

Las matanzas de septiembre de 1792 tuvieron un total de 1.000 a 1.400 víctimas, es decir, la mitad de los prisioneros parisinos. Hubo 307 muertos entre los 357 encarcelados en la prisión de la Abadía que comparecieron ante los tribunales populares.

No se celebran conmemoraciones oficiales. Las víctimas son consideradas como mártires. El calendario litúrgico menciona el 2 de septiembre como el día de la conmemoración de los Bienaventurados mártires.

Santos mártires de Cristo, rogad por nosotros.

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]