DIOS MIO, DIOS MIO ¿POR QUÉ LE HEMOS ABANDONADO?

Es sorprendente como el mundo católico lleno de alegría por recibir al nuevo Pontífice ha pasado por alto un hecho que a nuestro entender es, como poco, alarmante; y precisamente por eso escribimos este artículo para tratar de tocar las conciencias de los fieles católicos para que jamás se vuelva a repetir ni a permitir lo que se ha vivido este año.

 Sí, queridos hermanos, estamos hablando de la injusticia que Su Santidad Benedicto XVI ha tenido que sufrir incluso desde antes de su Pontificado, durante el tiempo del mismo, y que ha culminado con su renuncia.

 Cierto es que la elección de un nuevo Pontífice siempre llena de alegría todas las almas devotas, entre las que nos incluimos, pero esta vez, había algo que todo el mundo olvido demasiado rápido: ¡Benedicto XVI había renunciado!  Algo inaudito que, por mucho que digan, jamás se ha dado en la historia en las circunstancias que todo esto ha sucedido.

 A todos nos ha cogido por sorpresa esta noticia, y aun después de estos meses cuesta recordar ese momento de la historia de la Iglesia. Y precisamente por eso, hoy quisiéramos pedir que todos los católicos -y aún no católicos- hagan memoria y analicen sus conciencias, porque muy fácilmente olvidamos cuando no nos conviene recordar.

 ¿Qué ha sucedido durante todo el pontificado de S.S. Benedicto XVI?

 Pues comenzaremos desde el principio: los días previos a su elección.

 El mundo conmocionado por la muerte de Su Santidad el ahora beato Juan Pablo II, no cesaba de mirar con recelos al por el momento Cardenal Ratzinger  ante la posibilidad de su  elección, ya que su carrera como Teólogo y hombre de fe era sobresaliente y tenía todas las papeletas de ser elegido.

 Los apelativos no tardaron en llegar, e incluso antes de que el mundo viese salir al Balcón de la Plaza de San Pedro al nuevo Pontífice, ya estaban criticándole en todos los medios de comunicación y centrando su atención, no en aplaudir al nuevo Pontífice, sino en afirmar que fuese como fuese e hiciese lo que hiciese no le iba a llegar a su predecesor  “ni a la suela de los zapatos” y que “a ver si no duraba mucho y solo era un papa de transición”.

 Que Dios me perdone, pero el hecho de atreverse a hacer esta clase de afirmaciones no tiene calificativo posible, y sin embargo,  el mundo católico calló y pasó por alto estas aberraciones como parte del duelo por el fallecimiento del gran Juan Pablo II.

 Sin embargo, con el paso de los días se vio que algo atípico estaba pasando en torno a la figura de Benedicto.

 Los medios de comunicación, que por supuesto acabaron manipulando la opinión social global, no dejaron de acusarle durante todo su pontificado con toda clase de calumnias por multitud de escándalos, gritando su dimisión y hasta llegando a amenazarlo con llevarlo a los tribunales.

 Siguiendo el ejemplo del Buen Pastor, Benedicto dio la cara defendiendo a toda la Iglesia y cargando sobre él la responsabilidad de actos que a mala fe fueron hechos por enemigos de la Iglesia.

 Y los que en otro tiempo se hubieran levantado con tal de que el Sumo Pontífice no sufriese daño alguno, sus propios hermanos de dentro de la Iglesia católica entre los que nos debemos incluir todos nosotros le abandonamos. Las opiniones pasaron a ser extremistas: o bien se acusaba de manera abierta a Benedicto XVI o bien se permanecía en silencio. Pocas voces se escucharon que le defendiesen. Y como había pasado con Cristo en su momento, ante la prueba todos le abandonamos, y dejamos así, solo y vendido en manos del enemigo al que era el representante de Cristo y custodio de su Santa Iglesia.

 Desde el principio del pontificado, Benedicto XVI no cesó de hablar de los enemigos de la Iglesia, que estaban atacándola y que teníamos que dar la cara por ella, que se habían infiltrado incluso dentro de sus filas y que no cesásemos de pedir al Señor por el bien de la Santa Iglesia tan gravemente amenazada…

 ¿Quién le escuchó? Nadie. Todos estaban distraídos pidiendo que “rodara su cabeza” y su dimisión inmediata. Su rechazo llegó incluso desde la propia política internacional, subvencionando movimientos como aquel paralelo a la JMJ en Madrid con aquel detestable “Benedicto: yo no te espero”, y las manifestaciones ateas a lo largo y ancho de este mundo que desplegaban pancartas ridiculizando y amenazando al Santo Padre.

 El escándalo Vatileaks sacó al público lo que Benedicto XVI había afirmado en muchas ocasiones: la presencia de enemigos en las filas de la Iglesia Católica que estaban tratando de socavar sus cimientos desde dentro, y sin embargo, la opinión pública, en lugar de abrir los ojos a la verdad, culpó al Pontífice de lo sucedido y con toda clase de calumnias aprovecharon para añadir peso sobre la cruz que apenas podía ya soportar y que no le correspondía cargar, ya que era inocente.

 Después de varios años sufriendo una cruz que jamás debía haber cargado solo, con el anuncio de su renuncia, realizada del modo más humilde y sincero, manteniendo en silencio todo su dolor, pero expresándolo por sus lágrimas, se podría haber esperado un poco más de piedad cara a su persona, pero en lugar de apoyarle, de animarle y de permanecer a su lado, el mundo que jamás le abrió el corazón, lo dejo ir sin más, sin preguntas, sin cuestionamientos. Al contrario, la única alabanza que este Gran Siervo de Dios tuvo en su vida pública ha sido esta: el mundo aplaudió su renuncia.

 Muchos afirmaron en su momento que parecía que había una conspiración en su contra, pero se pensó que estos ataques tan bien coordinados iban destinados únicamente a destruir a la Iglesia Católica en general, pero a día de hoy todo lo sucedido da mucho que pensar.

 Al contemplar a todos los medios de comunicación volcados en aplaudir hasta el último detalle de Francisco I aun antes de que hiciese nada, mientras que Benedicto XVI fue martirizado en vida y relegado al olvido en una habitación perdida del fondo del Vaticano, un pesar invade nuestra alma.

 ¿Por qué se ha cometido tal injusticia? ¿Por qué hemos permanecido en silencio?

 Mientras fue cardenal, nadie se ha alzado a denunciar las injurias que padecía un Ministro de Cristo, mientras fue Papa, nadie se ha levantado a defender de las calumnias al mismísimo Vicario de Cristo, y ahora, que ha sido relegado en su ancianidad al olvido, nadie le recuerda. Sin duda, un día se nos pedirá cuentas de todo lo acontecido, porque todos, todos y cada uno de nosotros, le hemos dejado solo.

BXVI

Recemos por él y no permitamos que esta escena vuelva a repetirse.

———————————–

Para quien desee profundizar un poco más, les dejo el siguiente link donde un sacerdote nos habla de la injusticia cometida contra Benedicto XVI:    http://es.gloria.tv/?media=410663

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]