LECTURAS MIERCOLES 19 DE NOVIEMBRE 2014

Lectura del Libro del Apocalipsis 4,1-11.

Yo, Juan tuve la siguiente visión: Había una puerta abierta en el cielo, y la voz que había escuchado antes, hablándome como una trompeta, me dijo: “Sube aquí, y te mostraré las cosas que deben suceder en seguida”.

En ese mismo momento, fui arrebatado por el Espíritu y vi en el cielo un trono, en el cual alguien estaba sentado.

El que estaba sentado tenía el aspecto de una piedra de jaspe y de ágata. Rodeando el trono, vi un arco iris que tenía el aspecto de la esmeralda.

Y alrededor de él, había otros veinticuatro tronos, donde estaban sentados veinticuatro Ancianos, con túnicas blancas y coronas de oro en la cabeza.

Del trono salían relámpagos, voces y truenos, y delante de él ardían siete lámparas de fuego, que son los siete Espíritus de Dios.

Frente al trono, se extendía como un mar transparente semejante al cristal. En medio del trono y alrededor de él, había cuatro Seres Vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás.

El primer Ser Viviente era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro humano; y el cuarto era semejante a un águila en pleno vuelo.

Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Y repetían sin cesar, día y noche: “Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que vendrá”.

Y cada vez que los Seres Vivientes daban gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro Ancianos se postraban ante él para adorarlo, y ponían sus coronas delante del trono, diciendo:

“Tú eres digno, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder. Porque has creado todas las cosas: ellas existen y fueron creadas por tu voluntad”.

Palabra de Dios

 

Salmo Responsorial 150(149),1-2.3-4.5-6.

Alaben a Dios en su Santuario,

alábenlo en su poderoso firmamento;

Alábenlo por sus grandes proezas,

alábenlo por su inmensa grandeza,

 

Alábenlo con toques de trompeta,

alábenlo con el arpa y la cítara;

alábenlo con tambores y danzas,

alábenlo con laudes y flautas.

 

Alábenlo con platillos sonoros,

alábenlo con platillos vibrantes,

¡Que todos los seres vivientes

alaben al Señor!

 

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 19,11-28.

Jesús dijo una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a aparecer de un momento a otro.

El les dijo: “Un hombre de familia noble fue a un país lejano para recibir la investidura real y regresar en seguida.

Llamó a diez de sus servidores y les entregó cien monedas de plata a cada uno, diciéndoles: ‘Háganlas producir hasta que yo vuelva’.

Pero sus conciudadanos lo odiaban y enviaron detrás de él una embajada encargada de decir: ‘No queremos que este sea nuestro rey’.

Al regresar, investido de la dignidad real, hizo llamar a los servidores a quienes había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno.

El primero se presentó y le dijo: ‘Señor, tus cien monedas de plata han producido diez veces más’.

‘Está bien, buen servidor, le respondió, ya que has sido fiel en tan poca cosa, recibe el gobierno de diez ciudades’.

Llegó el segundo y le dijo: ‘Señor, tus cien monedas de plata han producido cinco veces más’.

A él también le dijo: ‘Tú estarás al frente de cinco ciudades’.

Llegó el otro y le dijo: ‘Señor, aquí tienes tus cien monedas de plata, que guardé envueltas en un pañuelo.

Porque tuve miedo de ti, que eres un hombre exigente, que quieres percibir lo que no has depositado y cosechar lo que no has sembrado’.

El le respondió: ‘Yo te juzgo por tus propias palabras, mal servidor. Si sabías que soy un hombre exigentes, que quiero percibir lo que no deposité y cosechar lo que no sembré,

¿por qué no entregaste mi dinero en préstamo? A mi regreso yo lo hubiera recuperado con intereses’.

Y dijo a los que estaban allí: ‘Quítenle las cien monedas y dénselas al que tiene diez veces más’.

‘¡Pero, señor, le respondieron, ya tiene mil!’.

Les aseguro que al que tiene, se le dará; pero al que no tiene, se le quitará aún lo que tiene.

En cuanto a mis enemigos, que no me han querido por rey, tráiganlos aquí y degüéllenlos en mi presencia”.

Después de haber dicho esto, Jesús siguió adelante, subiendo a Jerusalén.

Palabra del Señor

———————–

Por medio de las lecturas de hoy, Nuestro Señor, nos vuelve a dar un toque de atención por nuestra terquedad.

El es Aquel cuyo Trono describe San Juan en el Apocalipsis, el Rey de reyes y Señor de señores, el Soberano y Creador del universo, ante quien se postran todas las criaturas, todas salvo dos.

¿Quiénes son esas criaturas necias?

Por una parte tenemos al propio Satanás y sus demonios, los ángeles apóstatas, que se rebelaron contra el Altísimo buscando ser adorado en su lugar, y por otra, los seres humanos, que constantemente por nuestras malas obras, obstinación en ellas y en definitiva, con cada pecado que cometemos, estamos afirmando que no queremos que Dios sea nuestro Soberano.

Cuando nos negamos a cumplir sus mandatos, cuando nos obstinamos en seguir nuestros antojos, cuando añoramos ser alabados por todos sin tener que dar cuentas a nadie, cuando únicamente buscamos nuestro placer y provecho aun despreciando a Dios y al prójimo…

¿No estamos acaso siguiendo los pasos del Maligno? ¿No estamos diciendo al Señor: “no queremos que seas nuestro Rey” y encumbrando en su lugar a quien hemos seguido –aun sin saberlo-con nuestro mal obrar?

Por algo nos decía el Señor que donde está nuestro corazón allí estará nuestro tesoro. ¿Dónde tenemos el nuestro? ¿está contrito y humillado a los pies del Altísimo presente en el Sagrario, o bien aferrado a este mundo y a sus máximas? ¿Desea y ama las cosas del Cielo o únicamente se dedica a las de la tierra?

Lo cierto, lo hemos escuchado, es que el Señor nos ha colmado de gracias desde el momento de nuestro nacimiento. Todos tenemos dones, facultades únicas, que empleadas como Dios quiere, nos permitirían alcanzar ya no solo la santidad sino la salvación propia y la de los que nos rodean.

Ese es el deseo de Dios: que seamos santos como Él es santo.

Y al que se mantienen fiel en lo poco, al que supo santificarse por medio de las cruces de cada día se le dará infinitas veces más en alegría y felicidad en el Reino de los Cielos.

Sin embargo, al pobre desdichado que desaprovechó los dones del Señor, y se dedicó a vivir su vida proclamando con cada obra que no desea al Señor como Rey suyo, le llegará el día en que deba presentarse ante ese mismo Rey que despreció y escuchar su sentencia irrevocable, que hemos leído en esta parábola:

“En cuanto a mis enemigos, tráiganlos aquí y degüéllenlos en mi presencia”.

Son ciertamente palabras duras, pero son metafóricas. La cruda realidad, el tormento eterno que espera a estos pobres desgraciados es infinitas veces peor, y por ello el Señor trata de advertirnos una y otra vez para que recapacitemos antes de que sea tarde para nosotros.

Analicemos en este día  nuestras conciencias, nuestras obras y nuestros afectos y tomemos las medidas oportunas para vivir conforme a la voluntad de Dios.

Que el Señor nos conceda por intercesión de la Santísima Virgen la sabiduría y sensatez para elegir el buen camino que conduce a su Reino y la perseverancia para mantenernos en Él cada día de nuestra vida.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]