LECTURAS JUEVES 11 DE SEPTIEMBRE 2014

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 8,1b-7.11-13.
Hermanos:
El conocimiento llena de orgullo, mientras que el amor edifica.
Si alguien se imagina que conoce algo, no ha llegado todavía a conocer como es debido;
en cambio, el que ama a Dios es reconocido por Dios.
En cuanto a comer la carne sacrificada a los ídolos, sabemos bien que los ídolos no son nada y que no hay más que un solo Dios.
Es verdad que algunos son considerados dioses, sea en el cielo o en la tierra: de hecho, hay una cantidad de dioses y una cantidad de señores.
Pero para nosotros, no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y a quien nosotros estamos destinados, y un solo Señor, Jesucristo, por quien todo existe y por quien nosotros existimos.
Sin embargo, no todos tienen este conocimiento. Algunos, habituados hasta hace poco a la idolatría, comen la carne sacrificada a los ídolos como si fuera sagrada, y su conciencia, que es débil, queda manchada.
Y así, tu, que tienes el debido conocimiento, haces perecer al débil, ¡ese hermano por el que murió Cristo!
Pecando de esa manera contra sus hermanos e hiriendo su conciencia, que es débil, ustedes pecan contra Cristo.
Por lo tanto, si un alimento es ocasión de caída para mi hermano, nunca probaré carne, a fin de evitar su caída.
Palabra de Dios

Salmo Responsorial 139(138),1-3.13-14abc.23-24.
Señor, tú me sondeas y me conoces,
tú sabes si me siento o me levanto;
de lejos percibes lo que pienso,
te das cuenta si camino o si descanso,
y todos mis pasos te son familiares.

Tú creaste mis entrañas,
me plasmaste en el seno de mi madre:
te doy gracias porque fui formado
de manera tan admirable.
¡Qué maravillosas son tus obras!

Sondéame, Dios mío, y penetra mi interior;
examíname y conoce lo que pienso;
observa si estoy en un camino falso`
y llévame por el camino eterno.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 6,27-38.
Jesús dijo a sus discípulos:
«Yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian.
Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman.
Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra; al que te quite el manto, no le niegues la túnica.
Dale a todo el que te pida, y al que tome lo tuyo no se lo reclames.
Hagan por los demás lo que quieren que los hombres hagan por ustedes.
Si aman a aquellos que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque hasta los pecadores aman a aquellos que los aman.
Si hacen el bien a aquellos que se lo hacen a ustedes, ¿qué mérito tienen? Eso lo hacen también los pecadores.
Y si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores, para recibir de ellos lo mismo.
Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los malos.
Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Palabra del Señor

——————

Cuando uno ama a otra persona, desea conocer todo de ella -sus gustos, sus sueños, lo que le agrada y hace feliz, etc- y hace lo indecible por pasar todo el tiempo posible a su lado, disfrutando de su compañía.

Curiosamente, los cristianos que amamos a Dios sobre todas las cosas –o eso decimos-, le racaneamos hasta el último segundo en su presencia. Si sabemos que algo le agrada, nosotros hacemos lo contrario y nos quedamos tan tranquilos sin el menor de los remordimientos.

Y esto –como nos advierte San Pablo- es síntoma de que nuestra conciencia es débil, que no está lo suficientemente trabajada.

Sabemos la importancia que tiene el aprender un oficio, el formarnos humanamente, el ser personas educadas, y así se lo inculcamos a los nuestros desde niños, pero la mayoría de las veces nos olvidamos que la conciencia también debe ser educada para que pueda latir en consonancia con la voluntad del Señor y así, por medio de ella, el Señor pueda día a día dirigir nuestros pasos y ayudarnos a avanzar por el camino de la santidad que conduce a su Reino.

Pero, ¿cómo va a guiarnos el Señor si no le amamos? ¿Y cómo vamos a amarle si no le conocemos?

Es por ello que San Pablo nos exhorta a formarnos como cristianos, a gustar por conocer y aprender las cosas de Dios, pues nadie puede amar aquello que desconoce.

Cuanto más profundicemos en su santa doctrina –como por ejemplo por la meditación de la Palabra de Dios y el estudio del magisterio de la Iglesia por medio de sus catecismos y las obras de los santos- mejor podremos servir al Señor, ya que iremos descubriendo su Voluntad, y poniéndola en práctica siguiendo los dictados de nuestra conciencia que la asimilará como propia.

Sin embargo, San Pablo nos advierte de un peligro: y es que es muy fácil caer en la tentación del “sabelotodismo”, y creyéndonos que ya nadie puede enseñarnos más de lo que sabemos, ensoberbecernos y mirar al prójimo por encima del hombro con desprecio.

“Así, tu conocimiento te llevará al desastre” y por tu mal ejemplo “haces perecer al débil, ¡ese hermano por el que murió Cristo!”

Y habiendo comprendido esta necesidad de formación continua que tiene nuestra conciencia para poder seguir los mandatos divinos, el Señor nos plantea hoy el mayor de los retos para el cristiano: Amar a los enemigos y hacer el bien sin esperar nada a cambio, únicamente por amor a Dios y al prójimo, en este orden.

Amar al que te odia con toda su alma, al que te calumnia y conspira contra ti a las espaldas, al que te traiciona con toda su malicia, al que te hiere con toda su saña, al que te crucifica para proporcionarte la muerte más agónica posible, etc… Amarle y perdonarle de corazón como Cristo mismo nos perdona y perdonó en la cruz a sus verdugos y perseguidores.

Es sin duda la prueba definitiva que separa a los verdaderos hijos de Dios con todas las letras de los que todavía estamos en camino.

Es difícil, pero no es para nada imposible: y prueba de ello la cantidad de santos que tenemos en el santoral. Si ellos lo consiguieron, ¿por qué no nosotros? Será un camino largo y difícil, de mucho trabajo, pero puede y debe lograrse porque el Señor nos lo pide.

Pidamos en este día al Señor que vaya formando nuestra conciencia para que no nos desviemos ni lo más mínimo de su voluntad que es el camino que conduce al Reino de los Cielos. Digámosle con el salmista; “ponme a prueba, mira si mi camino se desvía. Guíame Señor por el camino eterno”

 

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]