LECTURAS JUEVES 4 DE SEPTIEMBRE 2014

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 3,18-23.

Hermanos:

¡Que nadie se engañe! Si alguno de ustedes se tiene por sabio en este mundo, que se haga insensato para ser realmente sabio. Porque la sabiduría de este mundo es locura delante de Dios. En efecto, dice la Escritura: El sorprende a los sabios en su propia astucia, y además: El Señor conoce los razonamientos de los sabios y sabe que son vanos.

En consecuencia, que nadie se gloríe en los hombres, porque todo les pertenece a ustedes:

Pablo, Apolo o Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente o el futuro. Todo es de ustedes, pero ustedes son de Cristo y Cristo es de Dios.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 24(23),1-2.3-4ab.5-6.

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella,

el mundo y todos sus habitantes,

porque él la fundó sobre los mares,

él la afirmó sobre las corrientes del océano.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor

y permanecer en su recinto sagrado?

El que tiene las manos limpias y puro el corazón;

el que no rinde culto a los idolos.

Él recibirá la bendición del Señor,

la recompensa de Dios, su salvador.

Así son los que buscan al Señor,

los que buscan tu rostro, Dios de Jacob.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 5,1-11.

En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret.

Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes.

Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca.

Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: “Navega mar adentro, y echen las redes”.

Simón le respondió: “Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes”.

Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse.

Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían.

Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: “Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador”.

El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: “No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres”.

Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron.

Palabra del Señor

—————————

En la actualidad, como en tiempos de Nuestro Señor Jesucristo, son muchos los que gustan de oír la Palabra de Dios, pero son realmente pocos los que la ponen en práctica.

Hemos oído mil veces que Dios nos quiere SANTOS, y que si seguimos sus enseñanzas con buena voluntad, Él nos dará las gracias necesarias para serlo y podamos participar un día de la dicha eterna de su Reino.

Sin embargo, como dice muy acertadamente San Luis de Monfort:

“Somos, por naturaleza, más soberbios que los pavos reales, más apegados a la tierra que los sapos, más viles que las cabras, más envidiosos que las serpientes, más glotones que los cerdos, más coléricos que los tigres, más perezosos que las tortugas, más débiles que las cañas y más inconstantes que las veletas”.

Ciertamente, somos de todo menos santos.

Existe una soberbia innata en nosotros que nos hace creernos, no ya solo dueños de nuestra vida aun cuando somos criaturas del Señor y propiedad suya, sino también, totalmente autosuficientes y capaces de superar cualquier dificultad que se nos ponga por delante con nuestras propias fuerzas, sin contar con Dios para nada.

Y así sucede, que sólo cuando las circunstancias nos superan reconocemos nuestra propia debilidad, incapacidad e impotencia y acudimos a Dios a pedirle auxilio con incesantes oraciones, que curiosamente si éstas son escuchadas, atribuimos el éxito a nuestra propia actuación, a la de un tercero o a un simple golpe de suerte, y será solo si no obtenemos lo deseado cuando nos acordemos de Nuestro Señor reprochándole que no nos atienda como es debido.

¡Vaya necedad la nuestra! Obramos sin consultar al Señor, lo que nos viene en gana al margen de sus mandatos y consejos, desoyendo la mayoría de las veces sus advertencias y finalmente tenemos la arrogancia de culparle porque no obtuvimos el resultado esperado.

Entendamos lo que dice el salmo 126:

“Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los constructores. Si el Señor no vigila la ciudad, en vano se cansan los centinelas”.

¡Cómo aprendió la lección San Pedro tras darse cuenta de que su pesca únicamente fue fructífera cuando lanzó las redes por mandato de Cristo!

Inmediatamente se arrojó a sus Pies, reconociendo que del Señor es la tierra y cuanto la llena, y de él únicamente sus culpas y pecados.

Dios quiera que como san Pedro seamos capaces de humillarnos ante Él y ante sus ministros en el sacramento de la confesión, y reconociéndonos pecadores asumamos que la única sabiduría humana realmente sabia –si nos permiten la redundancia- es la que enseña a obrar en el temor de Dios, es decir, a cumplir la voluntad de Dios en todo momento y que nos duela de corazón ofenderle por ser Él quien es.

Pidamos en este día al Señor que por intercesión de la Bienaventurada Siempre Virgen María nos conceda un corazón puro y manos inocentes dispuestas a poner en práctica cada sentencia salida de la boca del Señor, para mayor Gloria Suya y salvación de las almas.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]