LECTURAS VIERNES 15 DE AGOSTO 2014 – SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

Lectura del libro del Apocalipsis 11,19a.12,1-6a.10ab.

En ese momento se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de su Alianza, y hubo rayos, voces, truenos y un temblor de tierra, y cayó una fuerte granizada.

Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza. Estaba embarazada y gritaba de dolor porque iba a dar a luz.

Y apareció en el cielo otro signo: un enorme Dragón rojo como el fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y en cada cabeza tenía una diadema. Su cola arrastraba una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se puso delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo en cuanto naciera.
La Mujer tuvo un hijo varón que debía regir a todas las naciones con un cetro de hierro. Pero el hijo fue elevado hasta Dios y hasta su trono, y la Mujer huyó al desierto, donde Dios le había preparado un refugio para que allí fuera alimentada durante mil doscientos sesenta días.

Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: “Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.
Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: “Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías, porque ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.
Palabra de Dios

Salmo Responsorial 45(44),10bc.11.12ab.16.

A tu derecha está la Reina, adornada con joyas y con oro de Ofir.

¡Escucha, hija mía, mira, inclina el oído!

Olvida tu pueblo y la casa paterna,

Prendado está el Rey de tu belleza.

Él es tu Señor: inclínate ante Él;

con gozo y alegría entran al palacio real.

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 15,20-26.

Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.
Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección.

En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo,
cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos, luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida.

En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder.

Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies.

El último enemigo que será vencido es la muerte.

Palabra de Dios

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 1,39-56.

En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.

María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.
María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.

Palabra del Señor

——————————–

El FIAT de María, ese “hágase” incondicional al Señor de la Criatura más perfecta e inmaculada que jamás pisó la faz de la tierra, propició que Nuestro Señor viniese al mundo encarnándose en la naturaleza humana y rescatándonos, por su Pasión y Muerte, de la esclavitud a la que Satanás por medio del pecado nos había sometido.

Este SI que hizo a María seguir al Señor, cada instante de su vida, con una entrega total de sí misma, hasta el mismo Calvario, hizo que también el Señor se dignase en hacerla participe de su Gloria en Cuerpo y Alma, propiciando así su Asunción a los Cielos.

En el pasaje del Apocalipsis que hemos leído en la primera lectura contemplamos la escena de la llegada de Nuestra Señora a los Cielos, donde será recibida por la Santísima Trinidad y todas sus Milicias Celestiales para coronarla como Reina de Cielos y tierra.

Así Coronada Ella se sentará en la Gloria a la derecha del Rey de Reyes, como profetizaba el Salmista, y aguardará allí hasta la resurrección de los muertos -donde todos nos uniremos a nuestros cuerpos que compartirán el mismo destino que las almas: unos para el tormento eterno y otros para la Gloria Eterna- que antecederá al Juicio Final, para coronar a los Santos y reinar sobre ellos junto a Nuestro Señor por toda la eternidad.

Pero no caigamos en la tentación de pensar que el camino de Nuestra Señora fue más sencillo que el nuestro. Su puesto a la derecha del Señor fue ganado tras una terrible lucha contra Satanás y sus asechanzas.

Si bien es cierto que ella fue concebida libre de pecado original por gracia divina, también lo es que nosotros hemos sido liberados de ese pecado por medio del Sacramento del Bautismo. Sin embargo, a diferencia de nosotros, Ella permaneció toda su vida sin cometer el más mínimo pecado, mientras que nosotros necios nos revolcamos una y otra vez en el barro de nuestra inmundicia sin tener el menor reparo.

Fue la humildad extrema de Nuestra Señora la que la hizo grande, y esa que había recibido el don de dones, es decir, convertirse en la mismísima Madre de Dios, no podía autodenominarse otra cosa que su humilde esclava, como hemos visto en el evangelio.

Dejemos por tanto, nuestra soberbia a un lado y busquemos únicamente la Gloria de Dios por medio del acatamiento de su voluntad cada segundo de nuestra vida.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]