EVANGELIO JUEVES 24 DE ABRIL 2014

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 24,35-48.
Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, pero Jesús les preguntó: “¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo”. Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: “¿Tienen aquí algo para comer?”. Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: “Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”.
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto.”

Palabra del Señor

——————–

En los evangelios que hemos estado meditando en esta octaba de Pascua, se nos narraban las diferentes apariciones de Nuestro Señor Resucitado. Así, veíamos cómo las Santas Mujeres encontraron el sepulcro vacío y recibieron la noticia de la resurreción por medio de dos ángeles, cómo San Pedro y San Juan corrían a ver el sepulcro vacío, cómo Santa María Magdalena veía al Señor, y finalmente, ayer, como dos discípulos de camino a la ciudad de Emaus, se encontraban con el Señor.

Pese a todos estos testimonios, los apostóles y discípulos del Señor que no habían presenciado estos acontecimientos, no terminaban de creerse el testimonio de los testigos de ellos, pese a que en su corazón deseaban con todas sus fuerzas que sus palabras fuesen ciertas.

Esto no es de extrañar. El ser humano, necio y cegado por su naturaleza pecadora, es incapaz de creer sin haber visto, salvo especial gracia del Señor, aun cuando se le presentan mil pruebas de la veracidad de algo.

Y estando los apóstoles con esta clase de cavilaciones en sus mentes, valorando ya no solo la posibilidad o imposibilidad, sino también las implicaciones que realmente tendría la Resurrección de Cristo para ellos y para el mundo, se ven sorprendidos por el mismo Señor.

Así, al contemplar su Santidad y Gloria, el pecado de sus dudas queda descubierto y no pudiendo resistir la mirada del Señor, el temor se apodera de ellos, así como se apoderó de Adán tras su pecado. Sin embargo, los apóstoles no se escondieron.

Tras ser confirmados en la fe por Nuestro Señor, y habiéndo recibido de lo alto el Espíritu Santo -que nosotros recibimos por medio de los sacramentos de iniciación cristiana, esto es, el bautismo y la confirmación-comenzaron a dar testimonio vivo, arriesgando sus vidas y llegando a perderlas por amor a Cristo.

Y nosotros, supuestamente adultos en la fe como ellos, ¿qué hacemos por el Señor?

Que estos días de Pascua, al ver el ejemplo de los Apóstoles y de los inicios de la Santa Iglesia Católica en la lectura de los Hechos de los Apóstoles de cada día, dejemos atrás nuestras vidas tibias y de pecado y comencemos a trabajar en la viña del Señor, ayudándole en la árdua tarea de la salvación de las almas.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]