TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO

TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO

Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino.

La recitación del himno “Te Deum” el 1 de Enero en una iglesia, permite obtener indulgencia plenaria con las condiciones de costumbre*.

Es por ello, por la importancia de obtener esta indulgencia para liberarnos de las penas temporales que acarrean nuestros pecados que NO SE ELIMINAN CON LA SIMPLE CONFESIÓN SACRAMENTAL, exhortamos a todos los fieles a que lleven acabo aquellos actos que permiten obtener indulgencias, esto es, eliminar o minimizar dicha pena temporal el purgatorio, para bien nuestro, o bien ofrecerlas como sufragio por las almas difuntas.

TE DEUM

A ti, Dios, te alabamos. A ti, Señor, te ensalzamos.
A ti, Padre eterno, toda la tierra venera.
A ti, todos los ángeles, a ti los cielos y todas las potencias:
a ti los querubines y los sefarines, con voz incesante proclaman:
“Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los Ejércitos del cielo.
Llenos están los cielos y la tierra de la grandeza de tu gloria.”
A ti el glorioso coro de los Apóstoles
a ti el laudable número de los profetas,
a ti la blanca cohorte de los mártires te alaba.
A ti por la tierra la santa Iglesia te ensalza,
Padre de infinita majestad;
a tu venerable, verdadero y único Hijo,
y también al Paráclito Espíritu Santo.
Tú, Cristo, rey de gloria.
Tú eres Hijo eterno del Padre.
Tú, que habiendo de adoptar la naturaleza humana para liberar
al hombre, no rechazaste el seno de la Virgen.
Tú, que tras vencer por completo la tortura de la muerte,
abriste a los creyentes el reino de los cielos.
Tú te sientas a la derecha de Dios,
en la gloria del Padre.

Se cree que has de venir como juez.
Así pues, te rogamos, acude en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con el precio de tu sangre.
Haz que sean contados en la gloria eterna junto con tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor, y bendice tu heredad.
Condúcelos y levántalos por siempre.
Todos los días te bendecimos;
y alabamos tu nombre por siempre jamás.
Dígnate, Señor, a guardarnos sin pecado en este día.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.
Hágase tu misericordia, Señor, sobre nosotros,
del mismo modo que hemos esperado en ti.
En ti, Señor, he esperado:
Que nunca sea yo confundido. Amén.

————————————————————

 *Condiciones para la indulgencia plenaria

Para ganar una indulgencia plenaria, además de querer evitar cualquier pecado mortal o venial, hace falta rezar o hacer la obra que incorpora la indulgencia cumpliendo tres condiciones:

1) Confesión sacramental

2) Comunión Eucarística

3) Oración por las intenciones del Papa

Con una sola confesión sacramental puede ganarse varias indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y una sola oración por las intenciones del Papa sólo se gana una indulgencia plenaria. Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de rezar o hacer la obra que incorpora la indulgencia, pero es conveniente que la comunión y la oración por las intenciones del Papa se realicen el mismo día.

La condición de orar por las intenciones del Papa se cumple si se reza a su intención un solo Padrenuestro y un Avemaría; pero se concede a cada fiel la facultad de orar con cualquier fórmula, según su piedad y devoción.

La indulgencia plenaria únicamente puede ganarse una vez al día, pero el fiel cristiano puede alcanzar indulgencia plenaria in artículo mortis, aunque el mismo día haya ganado otra indulgencia plenaria.

La indulgencia parcial puede ganarse varias veces al día, a no ser que expresamente se establezca lo contrario.

La obra indicada para obtener la indulgencia plenaria aneja a una iglesia u oratorio consiste en la visita piadosa de este lugar, rezando el Padrenuestro y el Credo, a no ser que en algún caso especial se establezcan otras condiciones.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]