EVANGELIO SÁBADO 14 DE SEPTIEMBRE 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 3,13-17.
Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo.
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna.
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Palabra del Señor

————————

Es importante que grabemos una frase en nuestra mente, porque pese a que conocemos esa realidad, muchas veces se nos olvida.

<<Por sus propios méritos, “Nadie ha subido al cielo”>>

Desde que el ser humano perdió su puesto en el paraíso al dejar que la soberbia de querer llegar a ser como Dios les llevase a desobedecerle y tratar de engañarle, las puertas del Cielo estaban cerradas para la humanidad.

No se trataba de un castigo divino por su traición, sino porque nada impuro puede estar en presencia de Dios. Ellos mismos se habían buscado su ruina y Satanás se regocijaba por ello, al ver a Dios tener que dejar en sus manos a las criaturas que con tanto amor y cuidado había creado.

¿Qué podía hacer el ser humano para volver al Cielo? Dejar atrás el pecado y volverse a Dios. Sin embargo, pese a que existieron muchos justos, nadie fue suficientemente inmaculado como para alcanzar la salvación por si mismo.

Pero Dios en su infinita bondad, desde el mismo momento del pecado pensó en una Criatura, libre de toda mancha de pecado, y creó a María.

Ella tuvo la misma libertad de todos, que nadie se engañe, pero en lugar de traicionar al Señor como hemos hecho todos, ella se mantuvo santa e inmaculada y se entregó a Él de un modo tal, que jamás se vio manchada ni por pecado venial. De esta forma, por haberse entregado por completo de un modo que nadie había hecho hasta entonces, fue recompensada con el mayor de los honores: el ser la Madre de Cristo.

El acontecimiento más grande de la historia, el Dios y Soberano del Universo, Nuestro Señor Jesucristo, había venido al mundo para hacer lo que nosotros no pudimos: por medio de su sacrificio ofrecido voluntariamente, por derramar hasta la última gota de su sangre y padecer lo inimaginable hasta morir en la Cruz, consiguió abrirnos de nuevo las puertas del Cielo.

Son muchos los que afirman erróneamente que todos somos salvos hagamos lo que hagamos. Pero tenemos el mismo problema de antes: nada impuro puede llegar al Reino de los Cielos.

¿Cuál es la diferencia? Que Cristo nos ha marcado el camino de la salvación instaurando sus Sacramentos para que podamos borrar nuestras faltas y alcanzar la gracia necesaria para conseguir la santidad que nos permita presentarnos ante Él. Su vida es un ejemplo que todos debemos seguir.

Entregarse al Padre, renunciar a toda clase de pecado, y no temer dar hasta la vida antes de traicionar al Señor.

Pero muchos siguen tratando de justificarse preguntándose “¿Por qué Dios no puede salvarnos a todos? Si es tan bueno, ¿cómo va a condenar a los suyos a un tormento tan terrible?”

Dios no nos condena, somos nosotros los que nos condenamos al rechazarle y preferir vivir a nuestra manera en lugar de seguir sus mandatos. Dios no obliga a nadie a estar con Él. Lo que no conseguimos asimilar es que no existe término medio. O con Dios con todas las consecuencias, o sin Él.

Es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto. Es necesario que padezca y sufra lo indecible por nuestra salvación, es necesario que el mismísimo Hijo de Dios y Dios mismo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad muera.

Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

¿Podría haber sido de otra forma? Afirmamos que no. Porque si hubiera podido ser de otra forma, así hubiera sido.

¿Acaso a Cristo le agradó el tener que padecer toda esa clase de torturas? ¿Acaso a Dios Padre disfrutaba viendo como torturaban a su querido Hijo? ¿Acaso al Espíritu Santo no le dolió ver a Cristo morir como si fuese un criminal abandonado de la mano de Dios?

Si Dios ha hecho esto por nosotros, ¿Por qué le pagamos con indiferencia, desconfianza y traición? ¿Por qué escatimamos hasta el poco tiempo que le dedicamos a la semana?

Muchos protestan incluso por estar media hora a la semana con el Señor en la Eucaristía, ¡¿y pretenden estar en su Presencia por toda la eternidad?! ¿A quién pretenden engañar?

Que la Santísima Virgen nos enseñe a imitarla en sus Virtudes para que, abandonando de una vez por todas el pecado, podamos comportarnos como verdaderos fieles del Señor, a semejanza suya.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]