EVANGELIO MARTES 27 DE AGOSTO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 23,23-26.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que pagan el diezmo de la menta, del hinojo y del comino, y descuidan lo esencial de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.
¡Guías ciegos, que filtran el mosquito y se tragan el camello!
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera la copa y el plato, mientras que por dentro están llenos de codicia y desenfreno!
¡Fariseo ciego! Limpia primero la copa por dentro, y así también quedará limpia por fuera.

Palabra del Señor

 ——————————–

Continuando con la línea del evangelio de ayer lunes, en este evangelio Cristo sigue poniendo los puntos sobre las ies a los fariseos y maestros de la ley de aquellos tiempos. Sin embargo, al tratar de aplicarlo los tiempos actuales sería demasiado fácil para nosotros el culpar al resto de todos los males del mundo.

 Realmente todos tenemos a algún jefe, superior, o persona que ejerce su autoridad sobre nosotros sobre quienes cargar nuestras quejas, y si no los hay, enseguida inventamos a un “chivo expiatorio” al que acusar con tal de no cargar con nuestra parte. Esto no es nuevo, ya Adán y Eva lo hicieron en su momento, por lo que podemos decir que es tan humano como el pecado.

¡Guías ciegos, que filtran el mosquito [ajeno] y se tragan el camello [propio]!

Es por ello, por el peligro de caer en la soberbia, que en el comentario de hoy vamos a analizar nuestras conciencias en base a las palabras de Cristo.

Tenemos en este pasaje una queja hacia todos aquellos que cumplen o hacen que cumplen la Santa Ley hacia el exterior, pero en su interior están llenos de malicia y podredumbre.

Realmente es muy fácil hablar de la Santa Ley y decir a los cuatro vientos lo buenos que somos tocando la trompeta ante nuestras obras de caridad para que el mundo nos alabe, pero Cristo no lo quiere así.

El quiere que todas nuestras obras las hagamos desde el corazón.

¿De qué sirve ayudar al prójimo con una sonrisa si por dentro le odias a muerte?

Decidme, ¿os gustaría que aquellos que tengáis a vuestro lado os tratasen bien, os sonriesen y os llenasen de halagos únicamente por apariencia? ¿Qué nuestros hijos únicamente nos tratasen bien por miedo al castigo que recibirían si no lo hicieran y por dentro estuvieran “echando pestes” de nosotros?

Pues no debemos engañarnos, muchas veces servimos a Dios y cumplimos sus mandatos no porque le amemos sobre todas las cosas y consideremos sus mandamientos nuestro tesoro, sino por miedo a acabar en el infierno, o bien, los mejor avenidos, por los beneficios y felicidad de la vida eterna más que por pasarla junto a Dios.

Esto, sin duda, es una gran hipocresía por nuestra parte.

¿Qué pensará Dios de estos que dicen ser sus servidores?

Dice un Salmo: “Ejecutar la sentencia dictada es un honor para todos sus fieles”

¿Por qué entonces no amamos sus mandatos sino que los vemos como imposiciones necesarias, como un mal menor a pasar para obtener un beneficio posterior?

Esto no es más que otra clase de egoísmo, el materializar a Dios y tratarlo como si estuviésemos haciendo una transacción económica o la compra/venta de algún bien: “Si yo hago esto, Tu entonces me tendrás que dar esto, esto y esto”.

Hemos de tener mucho cuidado, porque lo que muchas veces vestimos de piedad no es más que otra clase de egoísmo encubierto.

Amemos a Dios sobre todas las cosas y sirvámosle de corazón. No sirve de nada decir de palabra lo buenos que somos y tratar de engañarnos a nosotros mismos, ya que Dios conoce nuestro interior incluso mejor de lo que nos podemos llegar a conocer nosotros.

¿Qué podríamos decir de esta clase de actitudes? Cristo lo expresa de un modo inigualable: “¡Ay de ustedes, (…) hipócritas, que limpian por fuera la copa y el plato, mientras que por dentro están llenos de codicia y desenfreno!  ¡(…) Ciego! Limpia primero la copa por dentro, y así también quedará limpia por fuera.”

Por tanto, esforcémonos en limpiar no solo nuestras obras, sino nuestras intenciones y nuestro corazón, porque la mayoría de los pecados se producen no haciendo cosas malas, sino haciendo cosas buenas con una intención equivocada.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]