SAN HIPÓLITO, MARTIR (13 DE AGOSTO)

SAN HIPÓLITO, MARTIR

(s. III)

SAN HIPÓLITOSAN HIPÓLITO escribió desde los alrededores del año 200 hasta el 235 en que murió. Por la temática y la forma de sus escritos, y por los autores que muestra haber leído, Hipólito parece que era un oriental afincado en Roma; y por sus posiciones teológicas, que había mantenido una especial relación con Alejandría.

Hipólito es el último escritor romano que emplea el griego. El creciente desuso y desconocimiento de esta lengua en Roma se da como una de las razones que explicarían la pérdida del original griego de la mayoría de sus obras, tan numerosas quizá como las de Orígenes, que por cierto le había oído predicar el año 212 en su viaje a Roma; además, aunque estas obras gozaron de una enorme popularidad en Oriente, aun allí desaparecieron los originales griegos de bastantes, de manera que es gracias a traducciones latinas, coptas, etiópicas, árabes, siríacas, armenias, georgianas y eslavas como nos han llegado muchas de ellas.

Así y todo, muchas de sus obras se han perdido, quizátambién por lo que diremos de su actividad cismática o por sus doctrinas heterodoxas. Pues Hipólito, que parece que se declaraba discípulo de Ireneo y que en sus obras antiheréticas depende bastante de él, si bien se pronuncia claramente contra el modalismo que recientemente había estado muy vivo en Roma, se acerca sin embargo peligrosamente al subordinacionismo, con una doctrina del Logos que no es ortodoxa. El modalismo entendía las tres personas divinas como tres manifestaciones o «modos» de Dios, de manera que no habría distinción real entre ellas; mientras que el subordinacionismo sostenía, con diversos matices, que el Hijo es inferior al Padre y le está subordinado.

Hipólito criticó duramente al papa Calixto cuando éste suavizó las normas penitenciales sobre los pecados especialmente graves y, acusándole de modalista, se hizo elegir obispo de Roma, con lo que fue el primer antipapa. Siguió con su actitud durante dos pontificados más hasta que, desterrado junto con el papa Ponciano a la isla de Cerdeña por el emperador Maximino el Tracio, parece que tanto él como el papa renunciaron al pontificado y fue elegido otro papa, acabándose así el cisma. Ambos murieron en Cerdeña el 235, sus cuerpos fueron casi enseguida trasladados a Roma, y ambos son considerados mártires.

A mitad del siglo xvi se descubrió una estatua de Hipólito, que está ahora a la entrada de la Biblioteca Vaticana; le había sido erigida casi inmediatamente después de su muerte, y tiene grabados los títulos de sus obras.

El grupo de sus obras antiheréticas está formado por el Syntagma, o Contra las herejías, que no se conserva pero es reconstituible en gran parte gracias a los fragmentos que tenemos. Y por los Philosophumena, o Refutación de todas las herejías, que desde muchos puntos de vista es su obra más importante; muy posterior a la primera, fue escrita después del año 222; su finalidad es exponer las diferentes filosofías que han existido, cosa que hace medianamente, y, sosteniendo que cada herejía procede de la combinación de una filosofía con creencias paganas y sin ningún apoyo en las Escrituras, pasa después a describir y refutar las herejías que conoce; esta segunda parte está mucho más conseguida y, aunque depende de Ireneo, maneja otro material gnóstico para el que también es, por tanto, una apreciable fuente de información.

De sus obras dogmáticas tenemos sólo una completa, que además está en griego, El Anticristo; en ella, basándose en las profecías de Daniel, explica que la llegada de este personaje no es inminente, y se extiende sobre sus características y las de su venida; está escrita hacia el año 200.

Los tratados exegéticos formaban una gran parte de su obra, como le ocurría a la de Orígenes, y siguen el método alegórico de éste, aunque con mucha más moderación. Tenemos un Comentario sobre David; en él se fija el nacimiento de Cristo en el 25 de diciembre, lo que constituye la mención más temprana de esta fecha; sin embargo, el pasaje correspondiente parece que es una interpolación, aunque muy antigua. Tenemos también un Comentario al Cantar de los Cantares: una homilía sobre la Historia de David y Goliat; una Homilía sobre los Salmos, que incluye una introducción amplia a este libro; y una Homilía sobre la Pascua. Se conocen los nombres de 17 obras de exégesis perdidas, pertenecientes en su mayoría al Antiguo Testamento.

Dos obras de cronología merecen también mencionarse. Una es la Crónica, escrita para tranquilizar a los que pensaban que el fin del mundo estaba muy cerca; incluye material tomado de otras obras contemporáneas, y de interés en otros campos, como por ejemplo la medida de la distancia entre Alejandría y España, con la descripción de costas, puertos, lugares para aprovisionamiento de agua y demás informaciones útiles para la navegación. El Cómputo pascual es una obra que trata de determinar con exactitud la fecha de la Pascua, para no depender de los cálculos de los judíos; pero el sistema que propugna no es idóneo, y a los pocos años ya no concordaba con la astronomía.

Pero la obra que quizá ha interesado más en nuestros días es la Tradición apostólica. Conocida su existencia, se creía perdida hasta que a principios de siglo se pudo mostrar su estrecha relación con una obra conocida modernamente como «Constitución de la Iglesia egipcia». Se ha podido reconstruir de manera aceptable a través de las numerosas traducciones orientales, pues mientras pronto se perdió en Occidente, en Oriente tuvo una gran influencia a través de sus versiones copta, etiópica y árabe, moldeando la liturgia, las costumbres y el derecho de muchas Iglesias orientales. De ella derivan además un gran número de constituciones eclesiásticas orientales posteriores; por ejemplo, las «Constituciones apostólicas» de la Iglesia de Siria, de hacia el 380; el «Testamento de Nuestro Señor», quizá también de Siria, al parecer del siglo v; y los «Cánones de Hipólito», quizá de Siria y de hacia el año 500.

La Tradición apostólica es la constitución eclesiástica más antigua después de la Didajé. Está formada por tres partes principales. La primera trata especialmente de la ordenación de obispos y presbíteros, y de materias afines o relacionadas, y parece que refleja lo que se hacía entonces en Roma, pues se dice que se recogen estas costumbres para prevenir innovaciones; tiene una importancia considerable para la historia de la liturgia: en ella figura la primera anáfora eucarística que conservamos, y se advierte que la liturgia está pasando de un período de fórmulas variables, lo que prevalecía aún en tiempos de San Justino, a otro de fórmulas fijas, ya establecidas cuando la obra se traduce al árabe y al etiópico.

En la segunda parte se legisla sobre los que acaban de convertirse, sobre las actividades que no son lícitas a los cristianos, sobre los catecúmenos y el bautismo, la confirmación y la primera comunión. En la tercera parte, se habla de algunas costumbres cristianas, como las reglas para el ayuno o para el ágape; respecto a este último, se distingue con gran claridad entre el pan bendito y la «Eucaristía, que es el Cuerpo del Señor».

Entre los documentos atribuidos a San Hipólito está el Fragmento muratoriano, llamado así por haber sido descubierto y publicado en el siglo xvin por L. A. Muratori. No se sabe en realidad quién lo escribió, e Hipólito es, dentro de la conjetura, el autor que tiene más probabilidades. Pero el documento tiene un considerable interés en sí mismo. Seguramente de finales del siglo u, de origen probablemente romano y, probablemente también, no oficial, contiene la lista más antigua que se conoce de los escritos del Nuevo Testamento que se aceptan como inspirados. Además de nombrar cada libro, da datos sobre su origen apostólico, o sobre los motivos por los que un libro se rechaza como no inspirado. La importancia de este documento para la historia del canon de la Escritura es grande.

San Hipólito, ruega por nosotros.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]