EVANGELIO VIERNES 19 DE JULIO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 12,1-8.

En aquel tiempo, Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas.
Al ver esto, los fariseos le dijeron: “Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado”.
Pero él les respondió: “¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes? ¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta? Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo.
Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado”.

Palabra del Señor

——————————————-

La cuestión es poner excusas, esa es la frase que resume el aspecto humano del evangelio de hoy. Podíamos perdernos a analizar el sentido del descanso del sábado y la importancia para la Ley, pero la enseñanza de este evangelio se centra más en la actitud que presentan los que acusan a los discípulos de atentar contra la Ley, que por la Ley en sí.

Veamos la cuestión.

Partimos de la base de que los fariseos- aunque no todos, porque como en todo, siempre hay gente de todo tipo- desde el principio rechazaron a Cristo y perdieron más tiempo analizando su actitud buscando aquello que pudiera traerle la ruina que buscando la verdad, tratando de desprestigiarlo en lugar de escucharle.

Y en este caso, su larga búsqueda de algo que propiciase un motivo para atacar a Cristo fue encontrado, pero no en Él, sino en sus apóstoles. ¿Por qué necesitaban eso? Porque si no encontraban nada que le hiciese parecer un farsante significaba que sus palabras eran ciertas, que Él era el Hijo de Dios, el Mesías enviado y que ellos debían dejar atrás su larga vida de acumulación de pecados por seguirle. Y claramente, su soberbia y orgullo les hacia incapaces de ceder en su labor. Y si no existe nada para criticarle, se inventa.

¿Qué maldad tenía el que los discípulos de Cristo comiesen un sábado?

Pues claramente ninguna, porque todo el mundo, fariseos incluidos, comían en sábado. Cristo mismo proclama su inocencia, sin embargo eso no hizo que cambiasen de actitud.

¿Nos suena de algo?

Pues esta escena que a veces leemos como pasada, alejada en el tiempo y que nada tiene que ver con nosotros, sucede a diario a nuestro alrededor.

¿Cuántas excusas ponemos para no servir a Dios como se debe?

Que si estoy muy cansado, que si nadie hace esas cosas, que si no voy a ser menos que el resto, que si no voy a poder ser santo y ya no lo intento, que si que va a pensar fulanito…

Excusas hay para todos los gustos, pero algunas rozan el ridículo, llegando a hacer todo lo posible para acabar con todo aquel o todo aquello que le recuerde su pecado o le haga recapacitar sobre su relación con Dios.

 Aparecen así las personas que tienen “alergia” a la Santa Iglesia, “alergia” a lo Santo, “alergia” a todos aquellos que “huelan” a santo, “alergia” a Dios.

Y las consecuencias de dicha “alergia” irracional son bien conocidas por todos, pues su egoísmo les hace persistir en su pecado y ganar una eternidad de tormento eterno.

 Pidamos al Señor que habrá nuestros ojos y toque nuestro corazón, para que podamos reconocernos como lo que realmente somos: unos pobres pecadores necesitados de Dios, para que así podamos cambiar nuestras vidas y entregarnos al Padre como fieles servidores suyos.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]