EVANGELIO LUNES 8 DE JULIO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 9,18-26.

Mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se presentó un alto jefe y, postrándose ante él, le dijo: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”.

Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos.

Entonces se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré curada”.

Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: “Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado”. Y desde ese instante la mujer quedó curada.

Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo:

“Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme”. Y se reían de él.

Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó.

Y esta noticia se divulgó por aquella región.

Palabra del Señor

 ——————————–

Una de las características más importantes que debe tener un fiel seguidor de Cristo es la fe inquebrantable en Él, y en este evangelio se nos muestran unos ejemplos de personas que en circunstancias extremas creyeron contra lo imposible.

 Aunque no es reconocido por todos como se merece, Nuestro Señor Jesucristo, es el Rey y Soberano del Universo. Nuestro Dios ha diseñado y dado forma a TODO lo que existe, y nada se escapa a su control. Sin embargo, ya sabemos que por la rebeldía de sus criaturas, el Universo tan perfecto que había diseñado se echó a perder, y junto con él, nuestras almas.

 Sin embargo, Nuestro Señor no nos abandonó, y dio hasta la última gota de su Sangre por rescatarnos, y abrirnos de nuevo las puertas de su Reino.

 ¿Qué Rey de este mundo daría su vida por salvar a sus esclavos?

 Ninguno. Por eso, nos faltan palabras para tratar de describir la grandeza del Señor y toda su Majestuosidad y Poder.

 Así le reconoció el hombre del evangelio, que pese a ser un alto jefe, no dudó en postrarse por tierra ante el Señor, para rendirle vasallaje delante de todo el mundo, y demostrar que para Dios no hay nada imposible.

 Así, contra toda naturaleza, contra toda lógica llega a afirmar con un convencimiento pleno: “Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá”.

 Pero apenas el pueblo habia vislumbrado la grandeza de estas palabras, cuando una mujer de entre la multitud culmina con su ejemplo dicha proclamación de fe.

 Se nos dice que mientras Cristo se dirigia a casa de este hombre para devolver a la vida a su hija: “se le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: “Con sólo tocar su manto, quedaré curada”.”

 En otras palabras, no era necesario molestar al Señor, si quiera atreverse a dirigirle la palabra, ni siquiera tocar su Preciosísimo Cuerpo. Con tocar la orla de su manto bastaba, y le hubiera bastado únicamente acercarse a su sombra si así lo hubiese querido Dios, para dar un testimonio que dejo sin palabras a los que lo presenciaron, y aumentar la fe de todos los que ya la profesamos.

 El Respeto por la Santidad del Señor, por su Divinidad, por su Realeza, debe ser tal en nosotros, que debemos rescatar de nuestra memoria aquel don del Espíritu Santo que recibimos en nuestra confirmación, el don del Temor de Dios, perdido en nuestro tiempo, para devolverle la honra que se merece.

 No somos dignos de acercarnos al Señor, y sin embargo, El quiere recibirnos. ¡Que locura de amor es esta!

 Que el Señor permita que dejemos atrás todos nuestros egoísmos y podamos de una vez por todas servirle con la misma humildad con la que le alaban los Ángeles del Cielo.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]