EVANGELIO DOMINGO 9 DE JUNIO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 7,11-17.

Jesús se dirigió poco después a un pueblo llamado Naín, y con él iban sus discípulos y un buen número de personas.

Cuando llegó a la puerta del pueblo, sacaban a enterrar a un muerto: era el hijo único de su madre, que era viuda, y mucha gente del pueblo la acompañaba.

Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo: «No llores.»

Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron. Dijo Jesús entonces: «Joven, yo te lo mando, levántate.»

Se incorporó el muerto inmediatamente y se puso a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.
Un santo temor se apoderó de todos y alababan a Dios, diciendo: «Es un gran profeta el que nos ha llegado. Dios ha visitado a su pueblo.»

Lo mismo se rumoreaba de él en todo el país judío y en sus alrededores.

Palabra del Señor

 ————————————————-

Con este evangelio, primero del tiempo ordinario tras las fiestas de Pascua, el Señor muestra su gran amor y misericordia para con nosotros.

 Curiosamente, para comprender este evangelio en profundidad debemos centrarnos en lo más importante del mismo, que es lo que se insinúa pero no se cuenta.

 “Cuando llegó a la puerta del pueblo, sacaban a enterrar a un muerto: era el hijo único de su madre, que era viuda.”

 Nos encontramos con una mujer, una pobre desdichada que habiendo perdido a su marido tiempo atrás, ahora se enfrentaba a la pérdida más grande que una persona puede sufrir, la de su único hijo.

 Esta mujer lo había perdido todo. Al dolor por la muerte de su hijo se le sumaba la angustia por su supervivencia: ella sola tendría que salir adelante, y si ya es difícil a día de hoy, en aquel tiempo era una situación insoportable.

 “Al verla, el Señor se compadeció de ella”. No necesitaba que ella contase su gran tragedia, lo que cualquiera podía presuponer con solo mirarla, Él lo conocía al extremo ya que podía leer su alma, y se compadeció de ella de un modo que nadie había hecho. Él conocía su gran fe, y esta prueba, que la llevó al límite de lo soportable, no consiguió apagarla.

 Y así, vemos repetirse en el sentido más profundo una escena del Antiguo Testamento, en la que Abraham, conociendo la voluntad de Dios, había entregado espiritualmente a Isaac, y entre lágrimas procedía a inmolarlo. Esta mujer había aceptado la voluntad de Dios en la muerte de su hijo, pese a que desgarraba su alma. Y del mismo modo que habiendo superado la prueba, el Ángel se le apareció a Abraham para devolverle a su hijo amado, se acercó el Hijo de Dios a esta viuda “y le dijo: «No llores.» Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron. Dijo Jesús entonces: «Joven, yo te lo mando, levántate.» Se incorporó el muerto inmediatamente y se puso a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.”

 Leyendo esta clase de evangelios, muchas personas se plantean que a ver porque Dios les arrebata a sus seres queridos, y le llegan a acusar de cometer una injusticia cara a ellos.

 Pobres necios que no comprenden la grandeza de Dios, que supera todos nuestros criterios. Todo sucede por una razón, y muchas veces es preferible que nos arrebaten a los nuestros, incluso nuestra propia vida, antes de lo que quisiéramos que permitir que tanto unos como otros se pierdan para siempre.

 La grandeza de un siervo del Señor, es cumplir y aceptar su voluntad sea la que sea, nos duela o no, porque en caso contrario estaríamos invirtiendo la escala de valores situando a Dios como servidor de nuestros caprichos, y por tanto, convirtiéndonos en siervos de Satanás ya que seguiríamos sus pasos.

 Que el Señor transforme nuestros corazones de modo que alcancen la humildad necesaria para ser verdaderamente siervos suyos y no de nosotros mismos.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]