EVANGELIO MIERCOLES 1 DE MAYO 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15,1-8.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada.
Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

Palabra del Señor

 ——————————————–

Es impresionante como Cristo en pocas palabras describe las Verdades necesarias para la salvación, empleando un ejemplo para que todo el mundo pueda comprenderlas, y por tanto, poder llegar a salvarse.

La primera verdad es que Dios es el Señor de todas las cosas, el Labrador y Dueño de la Viña, el que la ha creado, la ha plantado y el que espera recoger sus frutos cuando llegue el momento.

La segunda, es que Cristo es el Hijo de Dios y el Árbol de la Vida, el único por medio del cual uno puede llegar a la Gloria Eterna.

Y la tercera, que nosotros, todos y cada uno de las personas que pisan la faz de la tierra, somos los sarmientos.

Y aquí se hace una distinción entre un tipo y otro de sarmiento, es decir, entre un tipo y otro de persona, no ya sobre criterios humanos falibles que únicamente miran las apariencias, sino con el criterio infalible de Dios que traspasa el corazón completo y conoce hasta la última de nuestras intenciones. Se va a distinguir entre los que realmente aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos, con los que realmente se aman a sí mismos hasta el desprecio de Dios, a modo de Satanás.

Por mucho que se diga actualmente la gran mentira de que todos seremos salvos ya que Dios nos quiere tal y como somos, Cristo no deja de repetirnos que a menos que nos esforcemos y demos todo por el Señor no podremos entrar en su Reino. Habría que preguntar a los que osan difundir toda esta clase de mentiras – que evidentemente van con toda la malicia del mundo con el único objetivo de perder las almas- si pueden explicarnos como es que el Señor, Creador y Soberano del Universo, tolera que sus criaturas se rebelen a diario y no se cansen de traicionarle una y otra vez durante toda su vida. ¿Qué van a decir que no les delate? ¡Si el simple hecho de pensar eso es una gran ofensa al Señor! Esas ideas cargadas de odio y mentira solo pueden provenir del mismísimo Satanás.

Que nos quede claro de una vez por todas: “A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca“

Es decir, que a todo aquel que se quiera servir a sí mismo en lugar de Dios siguiendo los pasos de Satanás, es ARRANCADO sin piedad del Árbol  de la Vida. ¿Y qué sucederá entonces?

“Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.” “Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.”

 Quien no crea en el infierno, o quien afirme que éste está vacío está negando las palabras de Cristo, pues es imposible que sea más claro. Si no cesa de avisarnos, precisamente es por nuestro bien, ya que si despreciamos a Dios, nosotros solos no podremos salvarnos de las llamas del fuego eterno que nos estarán esperando tras la muerte. ¿Seres queridos, paz eterna…? Nada nos esperará más que fuego y tormentos si nos empeñamos en rechazar a Dios y aferrarnos a una vida de pecados.

¿Y cómo hacer para dar fruto?

“Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. “

 ¿Y cómo estar unido a Él? Pues por medio de los sacramentos, o sea, frecuentando la confesión para conseguir mantenerse en estado de Gracia, es decir, sin pecado, y recibiendo el Pan de Vida, la Savia Santificante de la Vid de Cristo por medio de la recepción de la Sagrada Comunión, el Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad de Cristo, y mediante la oración, especialmente el Santo Rosario y la devoción a la Divina Misericordia, tan importantes en estos últimos tiempos.

Y lo fundamental: perseverar, perseverar y perseverar. Porque de nada sirve comenzar bien y luego abandonar tan buenas practicas por pereza y dejadez.

 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. “

 Evidentemente, si se pide algo que dificulta nuestra salvación se nos va a negar, pero Dios no escatimará nada, si lo que pedimos son gracias espirituales para poder llegar un día al Reino de Dios.

Pero atención porque aparte de todas las gracias que recibiremos si estamos se nos hace una advertencia:  “y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto” que significa que durante la vida, uno va a tener que pasar por multitud de renuncias y momentos de dolor que servirán para crecer espiritualmente y poder dar más fruto. Por eso el Señor permite que los suyos pasen por ciertas pruebas, al modo de su Hijo, porque muriendo a este mundo y a sus principios es como se nace y se encuentra el camino a la Vida Eterna.

“Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.”

 Que el Señor permita que nos mantengamos unidos a El y que nada ni nadie pueda separarnos de su lado.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]