EVANGELIO DOMINGO 28 DE ABRIL 2013

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 13,31-33a.34-35.

Cuando Judas salió, Jesús dijo: «Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él. Por lo tanto, Dios lo va a introducir en su propia Gloria, y lo glorificará muy pronto. Hijos míos, yo estaré con ustedes por muy poco tiempo. Me buscarán, y como ya dije a los judíos, ahora se lo digo a ustedes: donde yo voy, ustedes no pueden venir.

Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado. En esto reconocerán todos que son mis discípulos: en que se aman unos a otros.»

 Palabra del Señor

 ————————————-

El evangelio de hoy se podría resumir con las siguientes palabras: “Les doy un mandamiento nuevo”. Sin embargo, no se trata de una anulación de la Ley anterior, no se trata del único mandamiento para la Iglesia naciente.

En esa última Cena, en la que Dios estableció una Nueva Alianza con los hombres, se establecieron las condiciones de la misma: La Eucaristía como nuevo Rito de encuentro con Cristo y el Sacerdocio Católico, como nuevos ministros de Dios.

Se recuerda en ella, además, que esta Iglesia debe mantenerse unida en la fe, en una sola fe y bajo la cabeza visible de Pedro que Cristo había ungido como primer Pontífice. De este modo, no tienen sentido ya los diversos credos, ya que uno solo es el que Salva, el que recoge íntegramente esa nueva Alianza: el Catolicismo.

Y en este comentario queremos hacer especialmente hincapié en lo que quiere decir ese “Les doy un mandato nuevo” para que nadie por mala fe, nos pueda alejar de la Verdad.

Cristo había afirmado rotundamente durante uno de sus discursos más memorables recogido en Mateo capítulo 5: “No crean que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar pleno cumplimiento. Les aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley.”

Por tanto, necios son aquellos que creen que lo único que deben hacer es amarse mutuamente, y para más “inri” meter en la definición de amor lo que a ellos les parece.

 Así nos encontramos fornicaciones por amor con la trampa del “si es por amor, es bueno”, adulterios por amor con el argumento de que “tras un largo matrimonio lleno de problemas me he enamorado de otro/a y por tanto, me es lícito. El negarlo sería engañar a todos”, perversiones por amor “que importa  que seamos del mismo sexo, nos queremos y punto” y hasta asesinatos por amor con el famoso “como amo a mis padres y no quiero verles sufrir un día tras otro, démosles una muerte digna por medio de la eutanasia”, o el  hipócrita que pasa por alto dos mandamientos de la ley de Dios y dice cumplir con la ley de este modo “como hemos hecho caso a las enseñanzas de la Iglesia y no hemos usado preservativo en nuestras relaciones extramatrimoniales, ahora que viene un crio nos va a destruir de por vida, y como nos amamos mutuamente tanto, lo mejor es que desaparezca el problema, o sea, abortar.”

 Queridos hermanos, la hipocresía es un crimen muy grande, y el querer justificar una atrocidad por el amor lo es mucho más. El mandato no es amaos como os da la gana, sino  “amarse unos a otros como Yo los he amado.” Es decir, al modo de Cristo y no al nuestro.

Y podréis preguntar, ¿Cuál es el modo de Cristo? Pues amar hasta dar la vida y evidentemente no se trata de la vida de los demás, sino la propia, aunque sea de la manera más dolorosa con tal de que aquellos a quien amamos no sufran daño alguno.

 Esto que implica amar a Dios y amar al prójimo con toda el alma, al modo de Cristo y como Dios quiere, significa ser capaz de renunciar a todo aquello que estorbe a nuestra salvación, y a evitar de todas formas que nosotros seamos causa de pecado para el prójimo.

Implica también, el hacerse “de tripas corazón” y amar a los enemigos, es decir, a todas aquellas personas que por sus “méritos” más quisiéramos que desapareciesen del mapa antes de tener que verles una y otra vez regodeándose de sus crímenes, y sin embargo, a ellos, también se nos pide que los amemos, con ese amor que siente compasión por los sufrimientos eternos que esa persona tendrá que padecer como siga viviendo como vive. Y Creedme cuando os digo que conociendo lo que les quedaría por sufrir si no se convierten, la compasión llega sola.

Ante una actitud hipocrita que puede aparecer encerrada en las frases que hemos recogido y otras tantas del estilo, un verdadero católico, hijo de Dios, debería alzar su voz y decir algo como esto: “Yo tambien amo a mis padres, a mis hijos, a mis amigos y compañeros y hasta a mi perro con toda mi alma, y eso no significa que me sea licito pecar con ellos, y mucho menos que piense en asesinarlos porque jamás serán un estorbo para mi… al contrario, yo daría mi vida, sacrificaría mi existencia aunque tuviese que dejar todo hoy mismo para que  todos ellos,  y hasta tu y los tuyos, pudieseis llegar a gozar de la Gloria Eterna del Padre. Pero claro está que si no eres capaz de ir más allá de tus propias apetencias ni de lo que conviene a tu propio ego, no vas a comprender esto. Lo siento por ti de verás, te encomendaré a mis oraciones.”

 Por tanto, que nuestro amor, nuestro amor de verdad, nos haga ser verdaderos discípulos, y que por nuestros actos de amor realizados al modo de Cristo, muchas personas puedan llegar a conocer un poco más sobre el amor de Dios.

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]