EVANGELIO MARTES 5 DE MARZO 2013

 Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 18,21-35.
Entonces se adelantó Pedro y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”.
Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores.
Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos.
Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda.
El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: “Señor, dame un plazo y te pagaré todo”.
El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda.
Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: ‘Págame lo que me debes’.
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: ‘Dame un plazo y te pagaré la deuda’.
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor.
Este lo mandó llamar y le dijo: ‘¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda.
¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?’.
E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.
Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”.

Palabra del Señor

——————————————————————

El perdón, el tener piedad, compasión y misericordia del prójimo, es algo de tal importancia que el Señor le dedica muchas de sus parábolas.

Una de las cualidades más importantes del Señor es su Infinita Misericordia, compañera inseparable de su Implacable Justicia.

Por su gran amor, el Señor ha establecido su Trono de Misericordia en la tierra para que podamos acudir a él a limpiar nuestras muchas faltas, y por su Sangre, obtener el perdón de dichos pecados. Ese trono es el Sacramento de la confesión.

Pero este evangelio no se centra en el perdón de los pecados. Es bien conocida por todos la grandeza de Dios, pues pese a que nosotros incumplamos su Santa Ley una y otra vez, Él no nos abandonará y perdonará nuestros delitos si acudimos a Él totalmente arrepentidos.

Este evangelio se trata más bien de que nosotros, que esperamos y confiamos en la infinita Misericordia de Dios, tomemos ejemplo de nuestro Padre y nos comportemos como verdaderos Hijos suyos.

Recordemos las palabras de Cristo:

“Bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán Misericordia”

Así, vemos como Cristo afirma que debemos perdonar SIEMPRE a nuestro prójimo y para que comprendamos esta afirmación nos muestra una parábola, de la que se puede deducir fácilmente, como las personas gustamos de usar doble vara para medir. Es decir, una para el prójimo, y otra muy distinta para nosotros mismos, cosa que desagrada al Señor.

Por una parte, nuestras afrentas cara a Dios y cara al prójimo, las consideramos como pequeños “deslices” o “errores” y pese a haber traicionado al Señor, Soberano del Universo, directamente o mediante la traición o afrenta a nuestro prójimo, tenemos la soberbia de considerarlo “nimiedades”, porque sin duda, nuestra intención “era buena”.

Ni consideramos el daño al prójimo ni lo mucho que le duele al Señor vernos pecar una y otra vez con total desfachatez, y aún a veces, nos atrevemos a emplear la Misericordia de Dios como excusa para pecar libremente pensando que el Señor todo nos lo va a perdonar todo, sea lo que sea, por nuestra cara bonita, y precisamente haciendo eso, cometemos la mayor afrenta de todas.

Por otra parte, cuando el prójimo cometa cualquier error, por ínfimo que sea, y repercuta en algún daño para nuestro ego, nos alzamos voz en grito para acusarle, calumniarle, injuriarle y hacer todo lo posible para hundirle. Decimos llenos de razón en nuestra soberbia: debe pagar por lo que ha hecho. Y no quedamos satisfechos hasta haber desahogado todo nuestro rencor sobre esa pobre persona, que no comprende como algo tan ínfimo puede ser la causa de tal despropósito contra su persona.

Así somos, pero esto no agrada al Señor, ya que así es como actúan los hijos de las tinieblas, que anteponen su YO hasta al mismísimo Creador.

Somos hijos adoptivos de Dios, rescatados a precio de Sangre, y como tales debemos comportarnos.

No permitamos que nuestro orgullo termine por llevarnos a lo hondo del abismo como ha hecho con Lucifer y sus secuaces en el origen de los tiempos.

¡Viva Cristo Rey!

¡A Él todo el Honor y la Gloria por los siglos de los siglos!

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]