LA MUERTE Y EL INFIERNO

La muerte, que alcanzará a todos sin excepción cuando menos lo esperemos, no es el final de la existencia como afirman muchos, ni tampoco un transito hacia el Reino como otros aseguran. La muerte es la conclusión del periodo de prueba que Dios nos concede en el destierro en el que nos encontramos donde por nuestros actos y en total libertad, se nos permite escoger un camino: O con Cristo o sin Él.

Esta elección que jamás se llevará a cabo tras la muerte pues al ver cara a cara a Dios la elección se condiciona ya que nadie en su sano juicio sería capaz de rechazarle una vez le ha conocido, es la que condicionará toda nuestra eternidad. Por tanto, es durante la vida que tomamos esa decisión, seamos o no conscientes de ella. Y es en las prioridades del corazón en las que seremos juzgados.

“Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. en cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz,para que e vea que sus obras están hechas según Dios” (Jn 3, 19-21)

“Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que conduce a la perdición, y son muchos los que entran por él. ¡Cuán angosta es la puerta, y estrecha la senda que conduce a la vida! y pocos son los que la encuentran” (Mt 7, 13-14)

Por eso Cristo mismo llega a afirmar que nada puede anteponerse a Dios en esta vida, ni siquiera uno mismo.

“No penséis que he vendo a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada. he venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con s suegra: los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a Mí, no es digno de Mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí; y el que no carga con su cruz y me sigue no es digno de Mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que la pierda por Mí, la encontrará” (Mt 10, 34-39)

“Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la gehenna, al fuego que no se apaga. Y, si tu pie te hae pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la gehenna. Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que se echado con los dos ojos a la gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.” (Mc 9, 43-48)

“No temáis a los que matan el cuerpo y no pueden matar al alma; antes temed al que puede arrojar alma y cuerpo al infierno.” (Mt 10, 28)

Puede soprendernos la radicalidad de las sentencias de Cristo, pero lo serio del tema hace que incluso todas las explicaciones del mundo quedasen cortas. Cualquiera que no quiera ser radical y se tome estas advertencias a la ligerá, esta no-radicalidad será la causa de su condenación.

En el juicio personal que tendremos tras la muerte se decidirá si la persona es apta para el Reino de Dios o no. En el se expondrán TODOS nuestros actos, con detalle infinito tanto en intenciones como en actos, y TODAS las implicaciones de los mismos, a nivel de alma, mente y obras de todos los que pudieron haber sido afectados por esa acción. Ni un segundo de nuestra vida quedará sin juzgar. Se nos exigirán cuentas de qué hicimos con el tiempo que se nos ha dado, y que grado de santidad hemos alcanzado con todos los dones que se nos concedió en el momento del nacimiento. Una mala gestión de los mismos, o emplearlos en objetivos personales en lugar de ser las herramientas para llevar a cabo la voluntad de Dios implicará directamente la condenación.

Hay tres posibilidades, tres posibles sentencias:

– Que el alma sea declarada digna de entrar al Reino de Dios: que es un número escasísimo, ya que la santidad personal debe ser muy elevada, pues nada impuro puede ni podrá estar jamás en presencia de Dios.

– Que el alma haya hecho meritos suficientes para ser considerada salva, pero todavía tenga algo que purificar: Entonces el alma irá al Purgatorio, que es el Infierno pero con fecha límite, y que solo existirá hasta el Juicio Final. El fuego y las penas sufridas durante el tiempo de permanencia en el purgatorio, servirán al alma para alcanzar el grado de santificación necesaria para el Reino.

– Que el alma sea indigna del Reino, y por tanto, sea condenada en el infierno. Condena sin fin, eterna, en el que el alma sufrirá tormentos infinitamente mayores a los de la tierra y la intensidad del dolor que infringen será idéntica y terrible cada segundo de estáncia allí. Así que pueden pasar milenios, pero la intensidad de lo sufrido, solo será el inicio de la pena… y así eternamente.

No debe extrañarnos por tanto, que Cristo haya hecho TODO por evitar que alguien caiga en esa condena.

Además, en el momento en que llegue el Juicio Final, todos los muertos resucitarán en carne, se unirán de nuevo con sus respectivas almas, y para unos, los pocos, comenzará el Reinado Eterno de Dios, como siempre debía haber sido, y los demás, junto con Satanás y sus secuaces, sufrirán eternamente en el lago de fuego, tormento eterno, preparado por Dios para los ángeles rebeldes desde el inicio de su rebelión.

infierno

Cierto es que todos nosotros hemos oido hablar acerca del infierno, pero son pocos los que realmente son conscientes de lo que verdaderamente es. Si lo fueran, nadie seria capaz de realizar un solo pecado por el miedo que trae el simple hecho de pensar en esta condena.

Satanás se las ha arreglado para alejarnos de la verdad enturbiando nuestros sentidos con argumentos para todo tipo de personas: desde el negar radicalmente la existencia de este lugar de condenación eterna a afirmar sin tapujos que el Señor no permitirá a nadie pasar la eternidad en ese lugar de tormentos.

Claramente, si no somos conscientes de lo que nos espera por nuestra naturaleza pecadora, no podremos llegar jamás a comprender la grandeza del plan de salvación de Dios y el papel que ha desempeñado la Cruz de Cristo en concedernos la victoria.

“Las almas mueren a pesar de Mi amarga Pasión.”(Diario Sta. Faustina, 965)  Las almas se condenan y esto es un hecho. ¿Si no se condenaran iba acaso Dios sacrificar a su mismísimo Hijo por gusto? Y lo peor de todo, es que incluso pese a su dolorosísima Pasión se siguen condenando. Muchos por su terquedad hacen fracasar el plan de salvación del mismo Dios. Cristo, pese a que lo ha dado TODO por la salvación humana, contempla que la humanidad le vuelve la espalda y por voluntad propia cae en la más terrible de las condenaciones.

“Uno le dijo : «Señor, ¿son pocos los que se salvan?» Y él les dijo: «luchad para entrar por la puerta estrecha, porque yo os digo que muchos pretenderán entrar y no podrán». Algunos gritarán, «Señor, ábrenos»; pero Él les contestará: «alejáos de mí todos los obradores de la iniquidad. Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, pero vosotros arrojados fuera.» (Lc 13,23-28).

A continuación se incluye un video que trata con más detalle la realidad de la muerte y la condena en el infierno. Se recomienda a todos que lo vean, aun cuando muchas de las frases que se puedan llegar a escuchar suenen demasiado duras. Más vale sufrir momentaneamente en la tierra por conocer la verdad, que sufrir eternamente por miedo a enfrentarse a ella.

–  VER DOCUMENTAL  –

Anuncios

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN
      LOS CATÓLICOS Y EL HALLOWEEN Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (24) – QUINTA DECENA – Rosa 42
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   42a Rosa 119 Para rezar bien no basta expresar nuestra súplica con la más hermosa de las oraciones, que es el Rosario. Es preciso también hacerlo con gran atención. Porque Dios oye más la oración del corazón que la de los labios. Orar a Dios con […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SAN SILVESTRE I, PAPA
      SAN SILVESTRE I, PAPA Vivió en una época de tan grande trascendencia histórica que, inevitablemente surgieron en torno suyo diversas leyendas y anécdotas sensacionales, como las que figuran en la obra «Vita beati Silvestri», pero sin valor como datos para los registros de la historia. En cambio, el Liber Pontificalis hace constar que era el […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • LECTURAS Y EVANGELIO MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE 2014
      Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 2,18-21.  Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría el Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora.  Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO
      Originalmente publicado en Cruzada por Cristo: TE DEUM – INDULGENCIA PLENARIA 1 DE ENERO Se trata de un himno de alabanza compuesto en latín a comienzos del siglo V y atribuido a Nicetas de Remesiana y a San Ambrosio de Milán. Desde el siglo VI forma parte del Oficio Divino. La recitación del himno “Te…
  • TESTIMONIOS
  • RSS TESTIMONIOS

    • TESTIMONIO – Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido.
      “Caí en falta, ahora asumo lo ocurrido y espero no perder lo más sagrado que es la salvación eterna.” “Desde que estabas en el seno materno, yo te llamé y te escogí para…” Dios sin merecerlo se ha fijado en mi y despues de años de ires y venires, arriesgando por Él me llamó a […]