EVANGELIO DOMINGO 19 DE MAYO 2013 -FIESTA DE PENTECOSTÉS

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-23):

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Palabra del Señor

 ————————————————-

Hoy día de Pentecostés, el Señor nos dice a todos nosotros “Como el Padre me ha enviado así os envío Yo”.

 ¿Y qué significa ese envío?

 Pues llevar al mundo la Buena Noticia de Cristo, es decir, anunciar que la humanidad puede entrar de nuevo en el Reino de los Cielos si así lo desea, y enseñarles el camino que se debe seguir para ello.

 Sin embargo, sucede, que por nosotros mismos esa labor es imposible, ya que nuestra inteligencia limitada, la persecución de Satanás y del mundo, el miedo a los recelos humanos etc. Todo eso nos impedirá levantar la voz y proclamar con claridad el mensaje de la Salvación.

 Pero el Señor no nos ha abandonado. No solo Cristo se ha querido quedar con nosotros y alimentarnos espiritualmente por medio del Sacramento de la Eucaristía, también el Espíritu Santo quiso venir a nuestras almas para ayudarnos a cumplir los mandatos del Padre.

 Así, el Espíritu Santo nos recordará la Palabra de Dios, nos inspirará a obrar bien comprendiendo las cosas de Dios y prefiriéndolas a las banalidades del mundo, nos dará la fortaleza necesaria para no temer la tribulación, y hablará por nosotros cuando sea necesario proclamar y defender la fe.

 Por ello es tan importante el Sacramento de la Confirmación, el último sacramento de la iniciación cristiana, ya que sin Él, sin el Espíritu Santo, no podremos hacer nada, ya que casi seguro que fracasaremos.

 En la primera lectura de hoy, se nos cuenta el cumplimiento de la Promesa, la Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, que tras la Ascensión de Cristo se encontraban unidos en oración y encerrados por miedo a los Judíos que los habían amenazado de muerte, pese a que Cristo les había dicho que proclamasen todo lo que habían visto y oído.

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.
Enormemente sorprendidos, preguntaban: «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.»”
(Hch 2,1-11)

 El Espíritu Santo les doto de tal fortaleza, que ya no solo proclamaron abiertamente el Mensaje de Cristo, sino que pudieron realizar los más grandes milagros, como este milagro de las lenguas, que no significa balbucear sin sentido como hacen muchos protestantes para engañar a los incautos diciendo que eso es cosa de Dios, sino que ellos enseñaban en su idioma, y todo el mundo, que hablaban lenguas diferentes a la suya, les comprendía como si les hablasen en la propia. Esto tiene sentido, ya que así la Buena Noticia de Cristo pudo llegar al mundo entero, pero el balbuceo, aparte de no tener sentido ni servir para nada,  es una ofensa muy grave contra el Señor, ya que se utiliza su Nombre para promover una mentira inventada por ellos mismos.

 Además, hemos de recordar, que el Espíritu Santo que recibieron los Apóstoles es el mismo que el que recibimos nosotros en la confirmación. Pero ¿por qué entonces ellos pudieron obrar milagros y nosotros no?

 La respuesta es obvia, porque ellos tenían FE y nosotros, por mucho que digamos, no.

El Señor lo ha dicho: Si tuviéramos fe, como un granito de mostaza, podríamos ordenar a las montañas que se movieran y obedecerían, podríamos realizar toda clase de milagros, incluso mayores que los que Cristo ha hecho, para confirmar nuestro testimonio y dar mayor gloria a Dios.

 Por tanto, esforcémonos por aumentar nuestra fe, pidiendo al Espíritu Santo que vuelque sobre nosotros todos sus dones para que podamos servir más y mejor al Señor, y para que no queramos otra cosa que agradarle.

About these ads

  • Espada del espíritu
  • RSS DEFENSA DE LA FE

    • INDULGENCIAS PLENARIAS TRIDUO PASCUAL
      INDULGENCIAS PLENARIAS TRIDUO PASCUAL Podemos ganar para nosotros o para los difuntos el don de la Indulgencia Plenaria si realiñamos algunas de las siguientes obras establecidas por la Santa Sede durante el Triduo Pascual. Jueves Santo Durante la solemne reserva del Santísimo Sacramento, que sigue a la Misa de la Cena del Señor, si recitamos […]
  • RSS MEDITACIONES MARIANAS

    • EL SECRETO ADMIRABLE DEL SANTO ROSARIO (23) – QUINTA DECENA – Rosa 41
      Quinta Decena:  De cómo debe rezarse el Rosario.   41a Rosa 116) No es la duración, sino el fervor de nuestras oraciones lo que agrada a Dios y le gana el corazón. Una sola avemaría bien dicha tiene más mérito que ciento cincuenta mal dichas. Casi todos los católicos rezan el Rosario, al menos una […]
  • Todos los Santos
  • RSS SANTO DEL DIA

    • SANTAS BASILIA Y ANASTASIA, MARTIRES (15 DE ABRIL)
      SANTAS BASILIA Y ANASTASIA, MARTIRES Las ilustres y venerables matronas romanas santa Basilisa y santa Anastasia, habían recibido la luz de la fe y la gracia de nuestro Señor Jesucristo por mano de los gloriosos príncipes de los apóstoles san Pedro y san Pablo. Quedaron tan devotas suyas, que ni aun después que ellos padecieron […]
  • Sagrada Biblia
  • RSS EVANGELIO DEL DÍA

    • EVANGELIO VIERNES 18 DE ABRIL 2014 – VIERNES SANTO
      Lectura del Santo Evangelio según San Juan 18,1-40.19,1-42. Jesús fue con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón. Había en ese lugar una huerta y allí entró con ellos. Judas, el traidor, también conocía el lugar porque Jesús y sus discípulos se reunían allí con frecuencia. Entonces Judas, al frente de un destacamento de […]
  • DEVOCIONARIO
  • RSS DEVOCIONARIO

    • REZO DEL VIA CRUCIS
      REZO DEL VIA CRUCIS (Por San Alfonso María de Ligorio) Arrodíllate ante el altar, haz un Acto de Contrición, y forma la intención de ganar las indulgencias bien para ti, o para las almas en el Purgatorio. Después di: SEÑOR mío Jesucristo, Vos anduvisteis con tan grande amor este camino para morir por mí, y […]
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores